jueves, 30 de abril de 2009

Santa Butler


Cuando en Lima me enteré que Judith Butler se presentaría en la Feria del Libro de Buenos Aires inmediatamente pensé que tenía que viajar para escucharla en vivo y conocerla.

Conseguí una vacante para un curso de performatividad que Judith dictó en la Universidad de Buenos Aires. Este curso lo codirigió con Leticia Sabsay, una brillante socióloga argentina.

Conocer Buenos Aires tampoco es poca cosa. Es una bella ciudad. He quedado impresionado por sus librerías y por sus calles. Sus hombres también son bellos.

Pero lo más impresionante de lejos fue Judith, ella, su genialidad y su sencillez. Yo esperaba a una diva, y la profesora Butler que nos dictó clases fue humilde, aguda, y bastante horizontal en su trato.

En la primera sesión Judith nos habló del estado nación, de la precariedad de las vidas humanas. Todo esto en la línea de sus últimos trabajos “Vida precaria”, “Giving an account of oneself”, y “quién canta a la nación?”. Le hice una pregunta sobre la diferencia de la conceptualización de la melancolía en el ensayo “Duelo y melancolía” de Freud y su conceptualización de la melancolía de género. Y ella dijo que mi pregunta fue “La pregunta”. El primer día como el super fan que soy le pedí autógrafo y foto que ella amablemente me dio.

La segunda sesión fue más propiamente sobre género, sobre la melancolía de género, una defensa de cierto psicoanálisis no heterosexista, y se continuó el diálogo bastante horizontal con los estudiantes. En el break de esa sesión compartimos el baño. Me explico mejor: el baño de mujeres estaba malogrado, y hombres y mujeres compartían el baño. Mientras Judith se lavaba la cara, yo entré al urinario. Compartir el baño con Butler es un lujo. Conversamos, y como siempre fue amena.

La presentación de su libro fue también un evento importante. Profundizó más en temas vinculados al estado y a las naciones, a los performativos políticos. Le hice una pregunta y la volvió a responder bastante amablemente.

Bueno este es solo un post en que reafirmo mi adoración por Judith Butler y su obra.

10 comentarios:

MariCarmen dijo...

Wow!
toda una experiencia!
yo también estuve en BBSS hace poco y fue genial, lo tuyo debe haber sido aún más genial con la Butler y su sapiencia de maestra!

Performativo Decadente dijo...

Qué chida experiencia!!!
Felicidades G!!

Anónimo dijo...

Lo máximo, me muero de envidia.

tilsa dijo...

:) :) :)
todo un fan enamorado!...qué gracioso lo del baño!

Puta y Kilombera dijo...

veo que todxs tenemos nuestra butler anecdota
a mi me llamo a casa y me dijo "Hola, con Leonor? Habla Judith Butler y casi mas me infarto. Pense que era una joda"

Giancarlo Cornejo Salinas dijo...

Leonor, tu anécdota es mucho mejor. Ojala puedas colgar la entrevista que le hiciste a Butler en tu Blog.
Besos.

NEBULAMBUBLOG dijo...

Giancarlo: y a mí una hada me ha dicho: te irás a Berkely al doctorado... no soy muy dado a soñar, pero creo que esta vez, creeré. Un abrazo. Felicidades.

t. dijo...

:O

qué suerte! creo que nada más apropiado que compartir el baño de hombres con la autora de "el género en disputa" jiji.

gonzalo dijo...

Bravo GianCarlo! Trae bien tus apuntes para que compartas tus aprendizajes. de repente puedes usar tu aura para darnos más intuciones de quien está detrás ese nombre de persona subalterna que es la Butler.

Giancarlo Cornejo Salinas dijo...

No lo había comentado en el post, pero el titulo "Santa Butler" no hace referencia a la sacralidad de Judith, sino al nombre de la obra más renombrada de David Halperin "San Foucault".