jueves, 26 de febrero de 2009

I Foro Internacional Encuentro Pre-Alas

Lxs invito a una ponencia que daré en el I Foro Internacional Encuentro Pre-Alas: "Sociedad, cultura y cambio en America Latina". He estado desde hace un tiempo interesado en la categoría verguenza. Todavia mis aproximaciones son muy incipientes, pero eso no quiere decir que no la conozca. Como toda marica creo que conozco muy bien los efectos de la verguenza, pero me interesa politica y teoricamente complejizarla.


Este encuentro se realizará entre el 4 y 6 de Marzo en la Universidad Ricardo Palma. para más información sobre el mismo ir a www.urp.edu.pe/sociologia


Mi participación será en la Mesa de Estudios del Cuerpo y las Emociones. Y lxs ponentes en orden de presentación son:


Giancarlo Cornejo (Perú)

Joaquín Yrribarren (Perú)

Carolina Ferrante (Argentina)

Victoria D'hers (Argentina)

Francisca Huamán (Perú)

Adrián Scribano (Argentina)

Zandra Pedraza (Colombia)

José Luís Grosso (Colombia)

Cristina Flores (Perú)

Antonio Solís (Perú)

Liuba Kogan (Perú)


A ver si alguien se anima a ir.
Fecha: Miercoles 4 de Marzo
Hora: 3 pm
Lugar: Campus de la Ricardo Palma. Av. Benavides 5440, Surco (Lima). Facultad de Ciencias Economicas y empresariales, Aula 404.

domingo, 22 de febrero de 2009

Oscar Mejor Película: 1995-2003

2003:

"Las horas" es una obra maestra del cine, y una de mis películas favoritas de todos los tiempos. Dirigida impecablemente por Stephen Daldry, e interpretada magistralmente por la trinidad (que no se si es santa, pero sí perfecta) Meryl Streep, Nicole Kidman y Julianne Moore. Esta es la historia de ciertas horas en las vidas de tres mujeres no heterosexuales. Es un film sobre el dolor, sobre el reconocimiento del dolor en la vida y del dolor que es la vida. Sin embargo, tambien implica el reconocimiento de esas horas que hacen que nuestras vidas valgan la pena ser vividas. "Chicago" es un musical muy bien hecho, dirigido, entretenido, y bien actuado, pero su premio fue inmerecido. "El pianista" es un desgarrador drama de Roman Polanski que reta nuestra capacidad como espectadores de soportar tanta violencia y dolor. "Pandillas de Nueva York" trae de nuevo a un Martin Scorsese en muy buena forma. De lejos una mejor peli que "Los infilitrados" por la que ganó el Oscar. "Las dos torres" es eficiente, pero no tiene el efecto de impresión o sorpresa que sí tuvo su primera parte "La comundiad del anillo". Esta peli le robó la nominación a "Lejos del cielo / Far from heaven", la mejor cinta de Todd Haynes, lo que no es poco decir.




1) The Hours
2) Chicago (Ganadora del Oscar)
3) The Pianist
4) Gangs of New York
5) The Lord of the Rings: The Two Towers



2002:

"Moulin Rouge" es una película que tiene el sello de la cultura pop norteamericana, pero probablemente lo mejor de ella. En sus formas y texturas, canciones y colores, pero el drama es otra cosa. El corazón de este impresionante musical es la trágica historia de amor entre la cortesana y el hombre al que tiene prohibido amar. "Goford Park / Crimen de medianoche" es un brillante guión sobre un crimen y los multiples sospechosos. Intrigas, rivalidades, pasiones, secretos todos son explorados sutilmente, pero intensamente. "En el dormitorio" es un drama que hace explotar el corazón de la familia heterosexual burguesa. La sensación de completitud de este modelo de familia se ve cuestionada por el dolor de una perdida irrecuperable. "El señor de los anillos" es una fabula increible. Nominación más que merecida. Ese no es el caso de "Una mente brilante", un thriller eficiente, pero nada más. Le robó la mominación a "Mulholland Dr".



1) Moulin Rouge
2) Gosford Park
3) In the Bedroom
4) The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring
5) A Beautiful Mind (Ganadora del Oscar)


2001:


Este fue un año flojo a juzgar por las nominadas. No por la mejor, que de lejos es la impresionante "El tigre y el dragón". Una de las mejores pelis de Ang Lee. Una historia sobre el valor, la lucha, la resistencia y el amor. "Traffic" es un drama necesario para la consumista nación del Mc Donalds. Las siguientes tres son peliculas regulares, lindas, pero nada más. Películas que merecían de lejos la nominación son "Billy Elliot", "Wonder Boys" y "Bailando en la oscuridad".




1) Wo hu cang long (El tigre y el dragón)
2) Traffic
3) Chocolat
4) Erin Brockovich
5) Gladiator (Ganadora del Oscar)



2000:


Aquí la chuntó la academia del cine gringo. "Belleza Americana" es una intensa historia de suburbios gringos en que sus secretitos burqueses son colgados a vista de todos. "El sexto sentido" es una de las mejores cintas de terror que haya visto. Un final sorprendente, la hace redonda. "The cider house rules" es una peli al gusto de la academia, cuyo mérito radica en visibilizar el incesto producto de la dominación blanca y del establecimiento de la esclavitud negra. Las siguientes dos cintas son buenas, pero no me gustan mucho. Hubiere preferido en su lugar a "Being John Malkovich" y la valiente "Boys don't cry".


1) American Beauty (Ganadora del Oscar)
2) The Sixth Sense
3) The Cider House Rules
4) The Green Mile
5) The Insider

1999:

Ninguno de estos titulos me emociona mucho. Entiendo la elección de Shakespeare apasionado porque es una comedia linda. Por su parte, Elizabeth es sostenida de principio a fin por la magnífica Cate Blanchett. "La delgada línea roja" es un intenso drama de guerra. "Rescatando al soldado Ryan" es un eficiente largo de Spielberg, pero no soy muy fan de ese género. "La vida es bella" es linda, pero si querian premiar peliculas mas merecedoras hubieren nominadoa "Gods and monsters" y "Mi vida en rosa".



1) Shakespeare in Love (Ganadora del Oscar)
2) Elizabeth
3) The Thin Red Line
4) Saving Private Ryan
5) La vita é bella




1998:

"El Full Monty" es una comedia hilarante. Un grupo de trabajadores ingleses afectados por despidos masivos, deciden dedicarse a hacer strip tease. Idea original que sirve para explorar la melancolía de la masculinidad heterosexual, y el reconocimiento de su propia vulnerabilidad. "As good as it gets" es una comedia romantica que funciona gracias a Jack Nicholson. "Los angeles al desnudo" es excitante, emocionante, impresionante. La nominación de "Good Will Hunting" es un merecido y tardío reconocimiento al genial Gus Van Sant. "Titanic" es un buen drama, pero la sobreexposición la ha afectado. Hubiere preferido ver en su lugar mencionadas a "The sweet hereafter" y "Boogie nights".




1) The Full Monty
2) As good as it gets
3) L.A. Confidential
4) Good Will Hunting
5) Titanic (Ganadora del Oscar)



1997:


"Secretos y mentiras" no solo tiene un gran título, sino que la pelicula es aun mejor. Mike Leigh nos brinda una historia sobre aquellos secretos del pasado que retornan a nuestro presente y se proyectan a nuestro futuro. El dolor, el miedo, la angustia, pero tambien el reconocimiento, la sorpresa, y el amor son condensados maravillosamente en este drama con un agridulce sabor a realidad. "Fargo" es mi película favorita de los Coen. Es genial: irónica, crítica, aguda, brillante. "El paciente ingles" está bien hecha. "Jerry Maguire" es linda, y "Shine" está bastante bien actuada. Pero me gustaron más "The crucible" y "Bound".



1) Secrets and Lies
2) Fargo
3) The English Patient (Ganadora del Oscar)
4) Jerry Maguire
5) Shine


1996:

"Sensatez y sentimiento" es una de las grandes pelis de Ang Lee. La relacioón conflictiva entre la razón y el sentimiento. Las posibilidades que abre, las que cierra o clausura. "Babe" debe ser una de las mejores películas "infantiles" que haya visto. Una bella fábula sobre la tolerancia, sobre la capacidad de cambiar la realidad social e incluso la "naturaleza". "El cartero" se vende como una histortia de amor heterosexual avalada por Pablo Neruda, pero en verdad es una historia de amor homoerótico entre el cartero y el poeta. Ni "Apollo 13" ni "Corazon Valiente" hacen mucho por mi. Mucho mejores son "Los puentes de Madison", "Leaving las Vegas" y "Toy Story".

1) Sense and Sensibility
2) Babe
3) Il Postino
4) Apollo 13
5) Braveheart (Ganadora del Oscar)



1995:

"Quiz Show" es un intenso drama sobre la honestidad, los prejuicios, el engaño y una cultura de masas que denigra y se basa en la basurizacion. "Cuatro bodas y un funeral" es una divertida comedia británica sobre el amor, matrimonios y pérdidas. "Pulp Fiction" es explosiva, pero lo mejor de Tarantino es sin dudas "Kill Bill". "The Shawshank Redemption" y "Forrest Gump" tienen gracia, pero son largamente superadas por las omitidas "Tres Colores: Rojo" y el cuento de hadas lesbiano "Criaturas Celestiales".



1) Quiz Show
2) Four Weddings and a Funeral
3) Pulp Fiction
4) The Shawshank Redemption
5) Forrest Gump (Ganadora del Oscar)

jueves, 19 de febrero de 2009

La Duda: De infancias maricas y dolor


“Doubt” es un poderoso drama y un logrado estudio de personajes, hecho para el lucimiento de sus protagonistas. Dirigida por John Patrick Shanley.

Ambientada en el Nueva York de 1968. Para ser más exactos en un colegio católico del Bronx regido por una estricta y muy conservadora monja, la hermana Aloysius (Meryl Streep), al que llega un amable y progresista cura, el padre Flynn. La relación entre ambos es desde el inicio tensa. Ambos representan para el otro formas intolerables de cristiandad.

El tercer personaje en escena, es la dulce e inocente hermana James (Amy Adams). Su personaje es de vital importancia porque es ella la que ve lo que se convertirá en el centro de la película: una forma muy cercana de vinculo entre el padre Flynn y Donald Miller, el único estudiante negro del colegio. La sospecha tiene que ver con el extraño comportamiento de Donald después de haber sido llamado a la oficina del padre Flynn, y sobre todo que el olor a alcohol que el niño de doce años tenìa.


El padre Flynn tiene una visión menos estricta de la religión, y esta en desacuerdo con asustar a los niños. Prefiere hacerse su amigo, o amarlos. De su anatomía son especialmente sus largas uñas siempre limpias las que resalta el filme, y que concentra las miradas de muchos de sus personajes, especialmente la de Aloysius. Un atributo como el de las uñas solo tiene algún sentido en el filme después de la “sospecha” que hace publica la hermana James, y que luego es convertida en acusación por la hermana Aloysius. Recuerdo que mi profesor de Literatura en el colegio tenia unas largas uñas, siempre limpias y esmaltadas, y que la tutora de mi salón siempre hacia comentarios despectivos sobre esto. “El tiene uñas mas largas que yo” decía, o permitió que los alumnos se refieran a él como “Gatúbela”. Menciono esto, porque la película intenta proliferar las dudas. Y un atributo corporal que le da sentido a la acusación de acoso sexual a un niño es el de las uñas largas de este hombre. Resalta su no normalidad, su asociación a lo femenino, y a la homosexualidad.

Por su parte, Donald es un niño que tiene muchos problemas para ser reconocido como un par por sus compañeros blancos. Es mas bien el estudiante excluido del grupo, sin amigos. Su único amigo, o su protector – como lo llama la hermana James- es el padre Flynn. Este vínculo para la madre Aloysius era entendible, después de la acusación porque ambos eran personajes marginales y solitarios. O en todo caso le resultaba entendible que el padre Flynn se haya fijado en un niño solitario y excluido para seducirlo. La duda a la que alude el titulo del filme se contrasta con la seguridad y la firmeza de las convicciones de la madre superiora. Su seguridad da cierta seguridad a la audiencia, aun cuando sea una seguridad autoritaria e insoportable, o cuando mas bien de seguridad a una postura que descarte la acusación.

Por otro lado, la insistencia del padre Flynn una vez confrontado en olvidar el tema o no mencionarlo, reafirma las dudas (de la audiencia y los personajes). Finalmente él declara que Donald consumió el vino del altar, y que al ser descubierto por el padre se sintió muy asustado, pero que no había dicho nada para que el niño no dejara de ser su acólito. Esta respuesta deja satisfecha a la hermana James, pero no a Aloysius.



Es la aparición de la madre de Donald la que cambia completamente el centro de la(s) duda(s). La sra. Miller (Viola Davis) es convocada por la madre superiora a su oficina para hablar de su hijo, Donald. Aloysius no tarda en preguntarle pro la relación de su hijo y el padre Flynn. La sra. Miller solo tiene palabras de agradecimiento para el cura que protege y le ha tomado un especial cariño a su hijo, sobre todo porque ella es conciente de la violencia que un niño negro puede recibir en un entorno hostil. La buena fe de la madre de Donald perturba a Aloysius, así que hace mas explicitas sus acusaciones. Y ella queda perturbada por la aparente indiferencia de la madre. La sra. Miller increpa a la madre superiora hacer una acusación sin pruebas, y cuando parece con ello silenciar las dudas, mas bien las expande. Aloysius le dice desesperada “él toca a su hijo”, y la madre de Donald responde con una potente pregunta “¿y que pasa si el niño quiere ser tocado?”. La madre de Donald desestima la acusación al padre Flynn no por considerarla falsa, sino por no considerarla grave o inaceptable (como todos lo demás, incluidos la audiencia). Este hombre es el único sujeto que ayuda y quiere a su hijo en un entorno tan racista, y tan homofóbico. Su madre “entiende” que el cura puede tener motivos ulteriores, pero finalmente le permite a su hijo movilidad social, y sobre todo le garantiza la viabilidad de su vida. Algo que en un colegio publico para niños negros o que en manos exclusivas de su padre biológico no podría darse por sentado.

El clamor de la madre de Donald cuando diferencia los hechos del niño de su naturaleza muestra que la madre lejos de ser indiferente al dolor de su hijo, lo conoce mejor que nadie. Su madre sabe que una infancia marica y negra no tiene posibilidades de sobrevivir en su entorno. Ella intenta que su hijo escape a la violencia que amenaza con matarlo, aun sabiendo que puede ser victima de otras formas de violencia. Su actitud lejos de ser indiferente refleja el dolor que este conocimiento implica. Además, su madre habla de la importancia de que un hombre mayor lo ame y lo guié en su vida. Resulta interesante este punto, ya que la sola posibilidad de un vínculo amoroso sexual entre un hombre y un niño de esa edad nos resulta por lo menos perturbadora.



Este efecto perturbador me recordó a la genial “Mysterious Skin” (2004) de Gregg Araki. Película en la que el centro gira en torno a la sexualidad infantil y a la violencia. Dos niños, dos experiencias aparentemente similares, pero radicalmente diferentes. Dos niños de 6 años que durante un verano tuvieron encuentros sexuales con su entrenador de béisbol. Para uno de ellos, ese verano fue lo más bello, sublime y placentero de toda su vida. Para el otro en cambio, fue el momento más violento, más doloroso, que se convirtió en un trauma cubierto por pantallas fantasmáticas. Evidentemente, “Doubt” y especialmente la escena de la madre de Donald no es tan explícita como la obra maestra de Araki, pero es igualmente potente y certera ¿Qué clase de vínculo se establece entre el deseo y la sujeción? ¿Qué innombrable violencia recibió el cuerpo del pequeño niño? ¿La violencia puede habilitar? ¿Qué tipo de violencia puede habilitar? ¿Qué tipo de violencia puede generar libertad? ¿Qué formas de violencias son justificadas en nombre de la libertad? ¿Y en nombre de la libertad de quién(es)?

La madre de Donald conoce mejor a su hijo de lo que él se conoce, entiende su dolor como él no puede, explora posibilidades para él antes que él mismo. Esto me recuerda a una idea de Eve Sedgwick en “Epistemología del armario” que hace referencia a la importancia de los conocimientos de las mujeres en las definiciones de la masculinidad. Y también la idea de que muchas veces son mujeres (heterosexuales) las que cuestionan la lógica violenta del closet en la vida de muchos hombres, y que son ellas quienes conocen mejor que muchos hombres el dolor innombrable que los aqueja.

Aloysius también parece conocer al cura mejor que lo que él se conoce. Sabe apenas es deslizada una sospecha que la acusación es verdadera. Sabe que el amable padre también puede usar su poder y la situación de subalternidad de sus seres queridos para entablar vínculos afectivos asimétricos y violentos. Más importante aún, sabe que entre curas se protegen, y jamás apela a redes masculinas de la jerarquía eclesiástica para corroborar sus sospechas ¡Ella sabe! No obstante, el final cuestiona su conocimiento. La inquebrantable Aloysius se quiebra y llora frente al más débil de los personajes, la hermana James. Y le confiesa que en el fondo tiene dudas de su propia acusación (aun cuando ésta ha terminado en un aparente ascenso laboral para el padre Flynn). Duda de su saber sobre el cuerpo del cura homosexual ¿Es que acaso sospecha que acusación solo tiene sentido bajo una lógica heteronormativa? ¿Es que nosotros como audiencia creímos (casi) firmemente en su acusación bajo una matriz que impone la heterosexualidad como única forma de parentesco? O ¿Es que acaso dudó de la imposibilidad de que la posibilidad del amor entre Donald y Flynn existiere? ¿Oes que Aloysius descubre que no es tan distinta del apdre Flynn?
Exploremos más esta ultima pregunta. Lo reprochable del vinculo entre el niño y el cura radica en su asimetría estructural. Donald demanda amor y ser un objeto de deseo legitimo. Esta demanda compleja es instrumentalizada por el cura, y la convierte solo en un vehículo para su deseo (presumiblemente genital y mucho más simple que el del niño). De manera similar, Aloysius instrumentaiza la demanda del subalterno Donald para obtener reconocimiento (de una institución bastante misógina). Talvez las lágrimas de la monja son de culpa por haberle causado tanto daño a un niño que lo unico que quería era ser amado.

miércoles, 18 de febrero de 2009

23 Anime Grand Prix (2000)

Mejor Anime



1) Saiyuki (705)
2) Card Captor Sakura (504)
3) Card Captor Sakura: La carta Sellada – Película (367)
4) Hunter X Hunter (322)
5) Infinite Ryvius (212)
6) Love Hina (199)
7) Ah! megamisama – Película (196)
8) One Piece (166)
9) Inuyasha (151)
10) Vandread (145)
11) A Gundam (108)
12) Zoids (107)
13) Detective Conan (84)
14) Sakura Taisen (68)
15) Escaflowne – Película (67)
16) Ojamajo Doremi # (61)
17) Jin Roh – Película (54)
18) Hand Maid May (53)
19) Digimon (52)
20) Initial D Second Stage (49)
20) Hoshin Engi (49)


Mejor episodio de TV




1) Card Captor Sakura ep. 70 (524)
2) A Gundam ep. 50 (153)
3) Hunter X Hunter ep. 45 (152)
4) Infinite Ryvius ep. 26 (121)
5) Saiyuki ep. 16 (116)
6) Card Captor Sakura ep. 66 (84)
7) Love Hina ep. 24 (78)
8) Inuyasha ep. 1 (75)
9) Infinite Ryvius ep. 25 (68)
10) Hunter X Hunter ep. 46 (62)
11) Saiyuki ep. 26 (55)
12) Saiyuki ep. 1 (54)
13) Saiyuki ep. 22 (51)
13) Hand Maid May ep. 10 (51)
15) One Piece ep. 36 (47)
16) Inuyasha ep. 7 (42)
17) Sakura Taisen ep. 25 (41)
17) Digimon ep. 54 (41)
17) One Piece ep. 24 (41)
20) Sorcerous Stabber Orphen Revenge ep. 23 (40)


Mejor personaje masculino



1) Genjo Sanzou (Saiyuki / 457)
2) Li Shiaoran (Card Captor Sakura / 312)
3) Kurapika (Hunter X Hunter / 256)
4) Inuyasha (Inuyasha / 225)
5) Goku Son (Saiyuki / 201)
6) Hakkai Chou (Saiyuki / 152)
7) Orphen (Sorcerous Stabber Orphen Revenge / 122)
8) Conan Edogawa (Detective Conan / 109)
9) Zoro (One Piece / 108)
10) Killua (Hunter X Hunter / 106)
11) Keitarou Urashima (Love Hina / 104)
12) Hibiki Tokai (Vandread / 103)
13) Kouzi Aiba (Infinite Ryvius / 91)
14) Ryu Soma (Argento Soma / 78)
15) Luffy (One Piece / 76)
16) Roland (A Gundam / 75)
17) Gojou Sha (Saiyuki / 57)
18) Keiichi Morisato (Ah! Megamisama / 56)
19) Takumi Fujiwara Initial D Second Stage (49)
20) Sanji (One Piece / 45)



Mejor personaje femenino



1) Sakura Kinomoto (Card Captor Sakura / 1037)
2) Belldandy (Ah! Megamisama / 201)
3) Naru Narusegawa (Love Hina / 178)
4) Kagome Higurashi (Inuyasha / 148)
5) Su Yao (Saiyuki / 124)
6) Nami (One Piece / 108)
7) Lin Lin (Saiyuki / 102)
8) Ai Habara (Detective Conan / 95)
9) Machi (Hunter X Hunter / 85)
10) Ditta Libely (Vandread/ 82)
11) Digi Charat (Digi Charat / 80)
12) Lafiel (Seikai no Monshou / 70)
13) Sakura Shinguji (Sakura Taisen / 67)
14) Cyberdoll May (Hand Maid May / 63)
14) Fiine (Zoids / 63)
14) Tomoyo Didouji (Card Captor Sakura / 63)
17) Hitomi (Escaflowne – Película / 61)
18) Shinobu Maehara (Love Hina / 56)
19) Excel (Excel Saga / 55)
19) Kanzeon Bosatsu (Saiyuki / 55)


Mejor canción de anime



1) Platina (Card Captor Sakura / 470)
2) Still Time (Saiyuki / 238)
3) Sakura Saku (Love Hina / 213)
4) For Real (Saiyuki / 186)
5) Dis (Infinite Ryvius / 146)
6) Trust (Vandread / 114)
7) Will (Hoshin Engi / 113)
8) Yubiwa (Escaflowne / 109)
9) Change the World (Inuyasha / 105)
9) Gekitei (Geki! Teikoku Kagekidan) (Sakura Taisen / 105)
11) Ashita e no Melody (Card Captor Sakura: La carta Sellada / 102)
12) Unsteady (Muteki Ou-Tri Zenon / 99)
13) Ohayou (Hunter X Hunter / 93)
14) Secret of my Heart (Detective Conan / 86)
15) Believe (One Piece / 84)
16) Wild Flowers (Zoids / 75)
17) E-Jan – Do you feel like I feel? (Hunter X Hunter / 72)
18) Alone (Saiyuki / 69)
19) Tsuki no Mayu (A Gundam / 65)
20) Run! Run! Run! (One Piece / 59)

domingo, 15 de febrero de 2009

Homofobia, injuria y verguenza pública

Este post es un dialogo con Felix Lossio, sociólogo de la PUCP, en respuesta a mi post anterior "Homofobia injuria y verguenza". Este post trataba sobre el linchamiento por parte de una ronda vecinal en Tarapoto a Techi, una travesti, y un hombre con el que estaba negociando un servicio sexual.



Felix Lossio

Los linchamientos son prácticas bastante comunes en todo el Peru, en zonas rurales y urbanas. Casi siempre se dirigen a presuntos delincuentes. La forma: los vecinos se juntan, cercan al acusado, lo desnudan, lo golpean, le exigen confesar sus pecados, lo amarran a un poste o lo hacen pasear públicamente y a veces le cortan el cabello.

Esta es la primera vez que veo este tipo de linchamiento, es decir, dirigido a una travesti y a un hombre que habría tenido relaciones con ella. Eso nos lleva a otro y el mismo problema. Hay otro “cuerpo culpable”, ya no un ladrón de objetos, sino un “corruptor moral”, en realidad un cuerpo no sexualmente hegemónico o tolerable (en principio).

Quiero comentar dos de tus ideas y agregar una.

En primer lugar la cuestión del corte de cabello como la condensación simbólica del castigo a ese cuerpo culpable. El corte de cabello ocurre también en linchamientos a otras personas, generalmente presuntos ladrones. Pero quizá la intención y el efecto no es el mismo. Entonces es el mismo y otro castigo simbólico. Cuando he conversado con gente que ha participado en linchamientos, me comentaban que el cortar el cabello tenía que ver con un tipo de sanción: la vergüenza pública. A la vez, y esto no lo decían textualmente pero podía desprenderse en el análisis, tendría que ver con el lograr marcar al acusado, imprimirle un sello, que se vuelva un cuerpo reconocible. Pero me parece interesante la mirada que tu le das: el corte de cabello es también un retorno violento a la masculinidad heterosexual mas normativa (“aprendí a seeer formal y corteeez/ cortándome el pelooo una vez por meees/” escribía Charly García hace casi 40 años). Entonces tenemos: vergüenza pública, marca reconocible y vuelta violenta a su deber-ser sexual.

En segundo lugar el rol de la prensa. De acuerdo. El adjetivo “salvaje” no cuestiona el castigo, sino la severidad del mismo. En realidad es un “no se maleen tanto”. El reportaje sanciona el castigo porque eso es lo que es correcto, pero a la vez necesita el castigo, y con él, el cuerpo, el servicio de 5 soles y el cuerpo desmaquillado y linchado. Suena a sentido común pero creo que es cierto: es rating. El reportaje no critica sino muestra… y muestra… y muestra… y es sutilmente cómplice con los linchadores. En otros casos de linchamientos, es interesante la dinámica con este actor: a diferencia de la policía local que es expulsada del acto, rechazada e insultada por los propios vecinos, la prensa es un aliado, es buscada por los protagonistas. ¿Es un deseo tan fuerte salir en la caja boba? Otra cosa: tu pregunta de por qué el que filma no denuncia me hace recordar la foto de Carter del buitre y la niña en Sudán. Pero por supuesto, hay mucha diferencia entre un buitre y una niña y unos linchadores ¿heterosexuales? y una travesti. Sea como fuere: los medios no son nunca objetivos, siempre toman posición, siempre hay un (in)consciente político, un deber-ser público.


Finalmente, el linchamiento a una travesti creo que es el punto extremo de la búsqueda de sanción a una sexualidad incómoda. Si en los linchamientos a los ladrones los protagonistas asumían el monopolio de la violencia legítima, en los linchamientos a travestís los protagonistas asumen el monopolio de la sexualidad legítima. En aquellos el Estado perdía ese monopolio garantizado en teoría por instituciones específicas. En estos, ¿Qué estamos perdiendo?


Giancarlo Cornejo

Félix, tus comentarios me parecen bastante acertados e iluminadores.

Primero, haces una importante diferencia entre un ladrón (alguien que afecta la propiedad de una comunidad o la privada) y la travesti prostituta en cuestión (alguien que transgrede la “moralidad pública”). Ahora ¿qué implica esa “moralidad” pública? Lo primero que se me viene a la mente es la idea del sexo confinado a espacios privados (cuartos matrimoniales heterosexuales, o en su versión más laxa hostales). Además el sexo en cuestión no es heterosexual, y además está enmarcado en un contexto económico contractual. Entonces, el atentado a la normatividad heterosexual pública (entendida como “moralidad” pública) es intolerable porque hace visible lo que debiere estar restringido a la oscuridad, y a la vergüenza.
Leo Bersani citando a Foucault recuerda que lo intolerable de los gays no es que tengan sexo (ni si quiera mucho y buen sexo), sino que se despierten al día siguiente felices y puedan expresar esa dicha públicamente. Evidentemente no sabemos si la relación entre la travesti y su (aparentemente) momentánea pareja sexual fue dichosa, feliz, y si al día siguiente se levantaron juntos y felices como perdices. Lo que sí sabemos es que no tiraron en un cuarto, sino en la calle ¿Quién determina si el sexo público (no heterosexual) es dichoso, lamentable, vergonzoso? Es obvio que en esta escena los miembros del autodenominado “comité de seguridad ciudadana”. Pero ellos no inventan una normatividad homofóbica, la citan. Entonces su responsabilidad radica en la cita homofóbica que hacen que anula la posibilidad de un tipo de parentesco sexual (consensuado) como el que discutimos.

Segundo, quiero explorar más la idea de la vergüenza. La privatización de la sexualidad y especialmente de la no heterosexual tiene como consecuencia la implantación de la vergüenza en toda subjetividad no heterosexual. La única condición que la normatividad heterosexual nos da para transgredir sus normas es aceptar la vergüenza y encarnarla. Tú argumentas, con bastante lucidez, que la importancia del corte de cabello radica en que su fín es generar vergüenza pública. Creo que diste en el clavo: La normatividad heterosexual implica su propia transgresión siempre que ésta encarne la vergüenza de su transgresión. Pero tanto la vergüenza como su trasgresión si mantienen su pacto, se quedan relegadas a la esfera privada. Como un secreto del que solo se oyen susurros dispersos. Pero la sanción al hacer público el sexo no heterosexual es también hacer pública la vergüenza. Hacer que esta marque el cuerpo, que su encarnación sea distinguida por todos y por cualquiera. Recuerdo, que alguien comentó en mi blog que a las prostitutas también las rapan cuando las torturan. Creo que ese es el mismo mecanismo: generar vergüenza pública. Esa es la clave para entender la agresión, su despliegue, y también la intervención de la prensa.

Tercero, los medios de comunicación -reitero mi idea- muestran y muestran, y cada vez que muestran reiteran la agresión, la vuelven a citar con los mismos fines heterosexistas. La pregunta por el costo del servicio y su respuesta “cinco soles” solo tiene un fin. Expandir la vergüenza pública sobre el cuerpo de Techi, la travesti agredida, y generar un espectro que amenace con potencialmente incluir a otras personas con sexualidad no normativas. Creo que el deber ser público que está detrás de este reportaje es uno que busca reificar a la heterosexualidad como sinónimo de moralidad pública.

Cuarto, creo que tienes razón en resaltar que el linchamiento contra una travesti es el “punto extremo de la búsqueda de sanción a una sexualidad incómoda”. Es decir es una citación radical de una norma heterosexista que hace inteligible a determinados sujetos y a otros inviables. Lejos de patologizar la escena, hay que entenderla como la radicalizacion de un sentido común que extermina las sexualidades no heterosexuales en los espacios públicos.

Quinto, tú diferencias el linchamiento a ladrones del cometido contra travestis porque señalas que el primero expresa un intento de monopolizar la violencia legítima, mientras que en el segundo caso sería un intento de monopolizar la sexualidad. Esta diferencia es interesante, pero me parece que no es mutuamente excluyente. Es decir el linchamiento contra una travesti también es una forma de definir qué clase de violencia es legítima, y contra qué cuerpos, qué sexualidades son normales, y cuáles no merecen ni siquiera ser nombradas.
Esto tiene que ver con tu sugerente pregunta final: Si con los linchamientos más comunes lo que se pierde es el monopolio legítimo de la violencia ¿qué perdemos con linchamientos como el que se realizó contra el cuerpo de Techi? Yo creo que más bien se trata de lo que no se reconoce como pérdida. Es decir mientras la heterosexualidad más normativa no esté dispuesta a reconocer la pérdida de su totalidad, unidad, coherencia, de su exclusividad como vínculo de parentesco sexual afectivo, y sobre todo los vínculos homoeróticos que implica, probablemente sigamos viendo cuadros de una profunda y violenta melancolía. Tal vez la agresión contra Techi y su amante por parte de esos hombres del “comité de seguridad ciudadana” debiere entenderse también como una forma de negar la posibilidad de que pudieron amar y desear a Techi, o al alguien como ella, y que esa posibilidad fue restringido desde el inicio por la cultura. Tal vez sea hora de que nuestra sociedad empiece a llorar, y hacer duelo por los amores homosexuales que les han sido virulentamente negados.

Felix Lossio
“Por mi culpa/
Por mi culpa/
Por mi gran culpa”

¿No tienes VERGÜENZA? ¡Deberías!

Si no tienes vergüenza, entonces nosotros te la haremos pasar.

Esa es la emoción que te toca.


Ahora leí que el premio nobel de medicina afirmaba que dentro de tres generaciones, la sexualidad hegemónica iba a ser la que hoy se conoce como bisexual. Ello debido a que los roles masculinos y femeninos tradicionales (proveedor y protectora) están desapareciendo, y consecuencia de ello, los químicos que nos componen (testosterona, estrógenos, etc.) también cambiarán. El premio noble decía incluso que en el futuro la especie humana podría procrear con alguien de su mismo sexo.

Entonces, cuando señalas de modo tan contundente y brillante que “mientras la heterosexualidad más normativa no esté dispuesta a reconocer la pérdida de su totalidad, coherencia, de su exclusividad como vínculo de parentesco sexual afectivo, y sobre todo de los vínculos homoeróticos que implica, probablemente sigamos viendo cuadros de una profunda y violenta melancolía” estas adelantándote a los procesos químicos que se nos vienen y sumándote las batallas interiores de nuestras células.

Sea como fuere, desde el punto de vista humano, más allá de cualquier rollo teórico, político, poético o médico, la cuestión de fondo es, creo, que la vida es mejor cuando se apuesta por el cultivo del amor, en su sentido amplio. Así que, fuerza en la lucha.


Giancarlo Cornejo
Felix, me gusta mucho tu reivindicación de lo bello del amor. Justo ayer (Sábado 14 de febrero) se hizo la 7ma edición del “Amor no Discrimina”, y yo he participado de todas las ediciones de ese evento. Creo que el amor es una experiencia multiple y compleja que puede cuestionar las formas hegemónicas de racionalidad y de poder más potentes. Y creo también que frente a la homofobia, que es una apuesta por un profundo odio melancólico, es necesario confrontarla con amor, con nuevas formas de definir el parentesco, y con la posibilidad de convertir en bellos y habitables esos cuerpos que no importan.




lunes, 9 de febrero de 2009

Cuerpos que no Importan


En “Cuerpos que importan” Judith Butler intenta responder a las críticas que su clásico “El género en disputa” recibió. En “El género en disputa” Butler cuestiona la dicotomía sexo/género y rechaza frontalmente la analogía que emparenta el sexo a la naturaleza y el género a la cultura. El sexo no es una superficie pasiva (femenina) sobre la que se inscribe la cultura (masculina), ni el género es simplemente la confirmación de una estructura pre-social. Así, en “Cuerpos que importan” explora la producción de la materialidad corporal – esa materia que muchos dijeron que ella no tomaba en cuenta.

Este libro se debería llamar “Cuerpos que no importan”, porque son éstos los que son construidos como exterior constitutivo de la normalidad/normatividad heterosexual, no simplemente como su opuesto, sino como esa frontera inestable que le da viabilidad, pero que al mismo tiempo se constituye en un potencial subversivo.


Sobre Paris is burning




Lo que las travestis y drags de este documental muestran es que lo único de esencial que tiene el género es su estructura imitativa. Allí es importante problematizar la diferencia entre “ser” y “pasar por”. En “Paris is burning” (1990) las drags y travestis compiten intentando generar efectos de autenticidad, ganan aquellas que sean capaz de “engañar al ojo no entrenado”. Para el sentido común las travestis “pasan por mujeres”, mientras que las mujeres y los hombres heterosexuales “son”; pero es precisamente esta idea la que se desestabiliza en el filme.

Para ello es clave concentrarnos en la escena en que Willi Ninja dicta clases a modelos mujeres biológicas. Ninja les enseña a caminar, moverse, respirar como mujeres (como en America’s Next Top Model lo hace Miss J) ¿Si las modelos “son” por qué necesitan aprender a “pasar por” ¿Es que la categoría “mujer” (como hombre) es tan inestable que necesita ratificarse mediante constantes repeticiones?

Esta escena le permite a la Butler afirmar que la heterosexualidad es el mayor proyecto travesti, o en otras palabras que el hombre heterosexual es el mejor travesti, ya que nadie cae en cuenta de que no “es” y solo “pasa por”, El travestismo entonces no es una copia de un original, sino que revela que en el género solo hay copias sin original.

Así se hace mucho más accesible su teoría de la performatividad. El género no describe una realidad exógena y fija, sino que produce los efectos que enuncia. Estos efectos no son estables, ni están determinados, lo que no quiere decir que no se impongan con una impronta violenta heterosexista.

La afirmación del médico “es un niño” o “es una niña” no describe una materialidad corpórea, sino que la produce o la proscribe. Por supuesto que no la produce sobre el aire, por lo que no se puede entender el género como algo simplemente electivo o previamente determinado. Hay muchas decisiones que no han sido tomadas por nosotr@s, sino por otr@s, y por otr@s antes que ellos. Nuestro mismo nombre, es una elección heterónoma que supuestamente es lo más propio de cada un@ (aunque las personas transgénero hayan cuestionado este sentido común).

En el proyecto teórico de la Butler la libertad no es lo opuesto de la sujeción, sino que la posibilidad de la libertad y la subversión están implicadas en la de la sujeción originaria. Es dotando de nuevo significados a las normas que podemos subvertirlas. Y es que el interlocutor que enuncia o proscribe no controla todos los efectos de su enunciación, y en esta indeterminación es que por ejemplo palabras hirientes como “marica”, “machona”, “puta” pueden convertirse en espacios bellos, ricos y habitables.


En torno a la diferencia sexual y la raza

Judith Butler es bastante crítica de la noción de “orden simbólico” del psicoanálisis. La idea de estructuras pre-sociales que determinan ciertas orientaciones en la vida le produce sospechas. En especial la categoría “diferencia sexual”, anclada en una dicotomía sexual heterosexual, que proscribe la heterosexualidad como la única forma habitable de vivir. Por ello también cuestiona al “polimorfo perverso” de Freud, como bisexualidad potencialidad previa a la cultura que necesariamente tiene que declinar ante la cultura heterosexual.

Más allá del heterosexismo de la categoría “diferencia sexual” el privilegio que ésta le otorga al sexo sobre la raza o la clase también es cuestionable. Parece ser un prejuicio extendido que uno es mujer u hombre, antes que negro, blanco, cholo, o que proletario, pobre, o burgués. Sin embargo, en “Paris is burning” se ve más bien como la raza y el sexo se superponen y entran en un campo de indeferenciación ¿Acaso Venus Xtravaganza no muere por pasar como una mujer heterosexual blanca? ¿O no es que las casas de travestis se organizan también por estructura de parentesco raciales?

Es en esto último, en la reorganización del parentesco como no heterosexual, que Judith Butler encuentra un caudal de posibilidades de subversión. Son otras travestis y gays quienes se protegen mutuamente, quienes se enseñan los usos y costumbres para que una vida tan brutalmente amenazada pueda sobrevivir. Además cuestiona el centro del parentesco, su exclusividad como vínculo biológico, poniendo la elección o la amistad como su criterio principal.


Sobre la mirada que (re)produce la opresión

Butler hace hincapié en la mirada que intenta ser invisible en “Paris is burning”, la de la directora Livingston. El documental muestra los deseos de travestis y gays negros y latinos por fama y reconocimiento. Y el documental no solo describe estas fantasías, sino que las produce, y las motiva. Así, las drags creen que podrán alcanzar cierta fama mediante la mirada de Livingston, una lesbiana blanca de una universidad exclusivísima. En ese sentido “Paris is burning” es una suerte de tragicomedia en que están implicados tanto deseos heterosexistas y fantasías subalternas, como potencialidades subversivas.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Homofobia, injuria y vergüenza

En los programas “Cuarto poder” y “Primera Edición” se informó de una brutal agresión contra una travesti y un hombre con el que había tenido relaciones sexuales o con el que estaba pactando una, en la ciudad de Tarapoto. Los agresores fueron miembros de una ronda vecinal.

Además de golpes, insultos, el momento clave a nivel de todo lo que condensa, es cuando le cortan la larga cabellera a la mencionada travesti. Este es un acto común en linchamientos a delincuentes, pero en este caso tiene el efecto de un retorno violento a la masculinidad heterosexual mas normativa. La agresión es un disciplinamiento del cuerpo como cuando obligan a la travesti a hacer ranas desnuda, y a hacer otro tipo de ejercicios.

Es importante resaltar el acto de violencia que cometieron también los medios de comunicación. Primero en el registro de imágenes tan violentas ¿No pudieron decirles a los comuneros que lo que hacían era ilegal y que filmados podían ser denunciados? En simples palabras, lo que creen describir lo producen. Repiten la agresión brutal contra ambas personas. Basta ver el titular que acompaña las imágenes, dice ¨Salvaje castigo a pareja gay¨. Primero la agresión, intento de homicidio, injuria, humillación de la que fueron victimas ambas personas es llamada castigo. Segundo, lo que se cuestiona no es la lógica de castigar, sino lo salvaje del castigo particular. El uso del término castigar revela que la homofobia es entendible, justificable o hasta deseable, pero no en esos niveles de brutalidad.

Rosa María Palacios, condenó este atentado, afirmando como es evidente que la travesti y el otro hombre fueron tratados como cualquier cosa menos como seres humanos. No obstante, ella no dejaba de referirse a la travesti como el chico, o el muchacho. Así ella repitió el mismo acto de violencia (evidentemente a un diferente nivel) que el que perpetraron estos hombres al cortar públicamente la larga cabellera de la transgénero, y retornarla brutalmente a la masculinidad.

Otro punto que evidencia la complicidad de los agresores fácticos con el reportaje radica en la pregunta por el costo del servicio. El otro hombre agredido dice 5 soles (menos de 2 dólares). Esta pregunta elegida dentro de muchas otras posibilidades más urgentes o pertinentes no es simplemente morbosa, sino que busca resaltar lo poco o nada que vale el cuerpo de un maricón.
Es mas el pequeño reportaje termina con las palabras del agresor, que son más importantes que la de las victimas (que no son incluidas). El dice que en el intento de erradicar la prostitución han actuado consecuentemente. Pero en el reportaje parece reforzarse esta idea justificándola. Hay que preguntar qué clase de represión a la prostitución de travestis pide el agresor (que se repite en el reportaje) ¿acaso no pide el mismo tipo de violencia pero en que los agentes sean estatales? ¿El reclamo al estado cuyo eco se escucha, es para demandar protección y respeto a las personas transgénero o es uno en que se pide que sea más eficiente en su represión de sexualidades no heterosexuales?

Finalmente ¿el reportaje demanda al Estado políticas públicas ante la violencia contra personas no heterosexuales, o demanda políticas sexuales mas rígidas que garanticen la hegemonía publica de la heterosexualidad y que eviten los excesos de actores particulares?


Hechos como este son como un escupitajo en la cara que nos recuerdan cuan profunda es la homofobia, cuán dolorosos sus efectos, y cuan inhumano su espectáculo. La homofobia nos recuerda que una travesti trabajadora sexual, una lesbiana masculina madre, y un joven sociólogo al que se le niegan oportunidades laborales por ser gay tienen mucho en común. Nos recuerda que tenemos en común el ser objetos abiertos y dispuestos a la injuria, y nos sanciona con la vergüenza de que la violencia y la discriminación sean una norma para nuestras vidas.