martes, 13 de enero de 2009

Si no nos quieren ver la cara, no nos molesta que nos miren el culo


El domingo 11 de Enero en el Parque Kennedy de Miraflores se realizo el V festival de la diversidad sexual. Es la primera vez que se realizaba en dicho distrito. En ediciones anteriores se llevo a cabo en el centro de Lima, Comas y Villa El Salvador.
Primero tengo que decir que mi escepticismo de que este evento se realizara en un distrito con una tradición tan burguesa y de clase media alta fue vencido. Creo Que la organización estuvo muy bien, fue masivo, contó con participación de diversos colectivos, fue muy lúdico, se percibía el entusiasmo.
Yo he participado de la organización de ediciones anteriores, y creo que en términos de concurrencia este fue el más exitoso. Aunque creo que la mejor edición sigue siendo la primera en la Plaza Francia (un lugar de socialización gay) totalmente intervenido. Dicho esto, no creo que se debería apostar por seguir haciendo este acto en un solo y exclusivo distrito, sino continuar con la tradición de cambiar de escenarios y espacios.
También hay que tener en cuenta que tanto la ordenanza contra la homofobia en Miraflores como la autorización para esta actividad se deben a que su alcalde siente terror al ocupar tan mediaticamente la posición homofobico (después de sus mas que homofobicas medidas contra espacios de socialización gay en dicho distrito). En ese sentido, estas alianzas estratégicas no pueden invisibilizar el hecho que detrás hay relaciones de poder, e intereses puntuales. Entonces también hay que tener cuidado con ello. Aun cuando también entiendo el uso estratégico de estas coyunturas por parte de grupos activistas LGTB.
Probablemente el incidente mas desagradable haya sido el cierre de uno de los ingresos al festival por parte de la policía. Ellos adujeron que pro insistencia del parroco de la Iglesia que daba frente del festival cerraron ese ingreso. Esto es importante porque si el alcalde de Miraflores estuviere tan comprometido contra la homofobia y si en Miraflores estuviere de verdad prohibido que personal administrativo y de todo tipo discriminase esto no hubiere pasado. Allí hay un asunto con el rostro: el rostro del festival, de los asistentes, participantes. Para el párroco como para los policías podía ser tolerable la presencia de maricas, machonas, tracas y putas en el Parque Kennedy, pero jamás dándole la cara a la Iglesia. Era necesario, para ellos, hacer invisibles nuestros rostros, como siempre lo hacen. Verse obligados a ver nuestro rostros era ver nuestra humanidad; y ese es un gesto y un lujo que ellos no podían ni pueden permitirse. Pero lo hicimos, y si no quisieron vernos el rostro nos vieron el culo. Mejor aun.

También me dio satisfacción ver a amigos, compañeros de lucha que no veía hace mucho, amigos de la universidad, pero siempre sorprende ver por allí a gente que antes no se hubiere atrevido a ir. Y creo que esa es de las cosas mas satisfactorias: ver que hay personas que descubren que es posible vivir una homosexualidad, transgeneridad, feminidad, masculinidad alternativa(s), y que construyen junt@s esa posibilidad. Además uno siente que las luchas retribuyen con la gran satisfacción de este sentido colectivo de habitabilidad de la vida.
Mi critica principal viene del lado de la subestimación de los propios organizadores (la Red Peruana TLGB) de las implicancias criticas del lema de este año: "Por una educación inclusiva que permita la normalización de la diversidad de orientaciones sexuales e identidades de género". Con imagenes bastante creativas y lúdicas (aunque la de los culos desnudos TLGB de una edicion pasada del Amor no Discrimina sigue siendo la mejor) se le resta potencia a la demanda y a la crítica social con un clamor por normalizar. Aun cuando en el contexto en que se plantea esta normalizacion es evidentemente subversiva.
No excluir ni violentar en la escuela implica primero reconocer el aula como un espacio de poder, de potencialidad de multiples deseos, de apariciones y articulaciones de deseos homoeróticos infantiles y adolescentes, de explorar y gozar con las masculinidades femeninas y feminidades masculinas infantes y puberes, con las presencias de los maestros no como sujetos asexuales sino como seres tambien sexuados y sexuales, por la critica a la dicotomia de género normativa, y a la racialización de los cuerpos, al disciplinamiento del cuerpo mediante determinadas competencias físicas, a la críticas de la imposición de saberes heteronormativos en la curricula y en espacios como las clases, apertura al reconocimiento y aprecio por familias alternativas a la heterosexual biparental monogámica, educación en prevención del VIH e ITS, etc.
En ese mismo sentido es importante volver a mencionar que es un error pensar que la "orientación sexual" es un asunto de gays y lesbianas y la identidad de género de trans. Este hecho desconoce las multiples masculinidades sin hombres, y las tb diversas feminidades sin mujeres que no necesariamente se alinean dentro de categorías como transexuales o incluso transgéneros. Además aun cuando no sea la intención explícita una separación tan rigida de ambas categorías jerarquiza las luchas y las vidas.





No hay comentarios: