viernes, 30 de mayo de 2008

8 Anime Grand Prix (1985)

Mejor anime:


1) Dirty Pair (1293)
2) Z Gundam (1027)
3) Urusei Yatsura : Remember my Love – Película (616)
4) Touch (546)
5) Dancougar (520)
6) Urusei Yatsura (476)
7) Mahou no Tenshi Creamy Mami : Long Goddbye – Ova (408)
8) SPT Layzner (402)
9) Shoukoujo Sara (342)
10) Ginga Tetsudou no Yoru – Película (329)
11) Megazone 23 – Ova (322)
12) Captain Tsubasa / Super Campeones (253)
13) Juusenki L-Gaim (246)
14) Sengoku Machine GoShogun: Toki no Ihojin – Ova (240)
15) Kaze no Tani no Nausicaa – Película (176)
16) Hokuto no Ken (162)
17) Meitantei Holmes (150)
18) Tenshi no Tamago – Película (148)
19) Captain Tsubasa: Europe Daikessen – Película (147)
20) Genmu Senki Leda – Ova (139)


Mejor episodio de TV:


1) Z Gundam ep. 36 (1293)
2) Urusei Yatsura ep. 180 (627)
3) Touch ep. 27 (520)
4) Juusenki L-Gaim ep. 54 (496)
5) Z Gundam ep. 19 (354)
6) Shoukoujo Sara ep. 46 (215)
7) Dancougar ep. 38 (190)
8) Touch ep. 26 (178)
9) Dirty Pair ep. 1 (175)
10) Z Gundam ep. 20 (174)
11) Mahou no Yousei Persia ep. 48 (166)
12) Shoukoujo Sara ep. 44 (142)
13) Z Gundam ep. 14 (137)
14) Z Gundam ep. 37 (136)
15) Captain Tsubasa ep. 96 (131)
16) Touch ep. 25 (120)
17) Z Gundam ep. 1 (119)
17) Kikou Kai Galient ep. 25 (119)
19) Dirty Pair ep. 23 (112)
20) Dirty Pair ep. 24 (103)
20) Hokuto no Ken ep. 56 (103)

Mejor personaje masculino:

1) Tatsuya Uesugi (Touch / 1040)
2) Char Aznable (Z Gundam / 864)
3) Shinobu Fujiwara (Dancougar / 754)
4) Ataru Moroboshi (Urusei Yatsura / 658)
5) Eiji Asuka (SPT Layzner / 596)
6) Kamille Bidan (Z Gundam / 502)
7) Kenshiro (Hokuto no Ken / 457)
8) Rei (Hokuto no Ken / 345)
9) Daba Myroad (Juusenki L-Gaim / 281)
10) D (Vampire Hunter D)
11) Holmes (Meitantei Holmes / 211)
12) Amuro Ray (Z Gundam / 186)
13) Lupin III (Lupin III / 171)
14) Taro Misaki “Tom”(Captain Tsubasa / 154)
15) Tsubasa Ozora “Atom”(Captain Tsubasa / 144)
16) Joujiro Hyuga “Steve” (Captain Tsubasa / 127)
17) Chirico Cuvie (Votoms / 126)
18) Samiadon (Onegai! Samia Don “El duende mágico” / 120)
19) Jerid Messa (Z Gundam / 104)
20) Masato Shikibu (Dancougar / 102)


Mejor personaje femenino:



1) Four Murasame (Z Gundam / 2030)
2) Yuri (Dirty Pair / 1148)
3) Lum (Urusei Yatsura / 840)
4) Kei (Dirty Pair / 578)
5) Minami Asakura (Touch / 520)
6) Sara (Shoukoujo Sara / 517)
7) Yuu Morisawa (Mahou no Tenshi Creamy Mami / 302)
8) Sara Yuki (Dancougar / 283)
9) Mai Kazuki (Maho no Star Magical Emi / 280)
10) Gaw Ha Leccee (Juusenki L-Gaim / 203)
11) Remi Shimada (Sengoku Machine GoShogun / 192)
12) Asagiri Yohko (Genmu Senki Leda / 182)
13) Nausicaa (Kaze no Tani no Nausicaa / 156)
14) Eve Tokimatsuri (Megazone 23 / 113)
14) Anna Stephanie (SPT Layzner / 113)
16) Minky Momo (Mahou no Princess Minky Momo / 109)
17) Emma Sheen (Z Gundam / 90)
18) Persia (Mahou no Yousei Persia / 85)
19) Sayla Mass (Z Gundam / 81)
20) Sra. Hudson (Meitantei Holmes / 77)


Mejor canción de anime:


1) Ru-Ru-Ru-Russian Roulette (Dirty Pair / 1050)
2) Meros no Youni (SPT Layzner / 992)
3) Mizu no Hoshi e Ai wo Komete (Z Gundam / 668)
4) Zeta Toki wo Koete (Z Gundam / 468)
5) Touch (Touch / 424)
6) (Mahou no Tenshi Creamy Mami / 371)
7) Ai ga hitoribocchi (Touch / 349)
8) Kashiko (Highschool! Kimengumi / 282)
9) Fushigi Iro Hapiness (Maho no Star Magical Emi / 250)
10) Remember my Love (Urusei Yatsura : Remember my Love / 227)
11) Senaka goshi ni sentimental (Megazone 23 / 201)
12) Burning love (Dancougar / 182)
13) Seishun (Touch / 177)
14) Rock the planet (Urusei Yatsura / 157)
15) Sora kara koboreta story (Meitantei Holmes / 156)
16) (Genmu Senki Leda / 145)
17) Ginga wo Koete (Sengoku Machine GoShogun / 142)
18) Honto no kiss o Okaeshi ni (Dancougar / 133)
19) Kaze no no reply (Juusenki L-Gaim / 117)
20) Mizu no hoshi e ai wo komete (Z Gundam / 113)

domingo, 25 de mayo de 2008

Oscar: Mejor Actor 2006



1) Heath Ledger “Brokeback Mountain”: El bello Heath dio una de las más desgarradoras y grandes actuaciones del cine norteamericano. Su interpretación de Ennis Del Mar es el corazón de "Brokeback Mountain". La belleza de su personaje está precisamente en el dolor y sufrimiento que encarna. anto dolor y tanto sufrimiento que las palabras no pueden describirlo, y mucho menos sus palabras.


2) Philip Seymour Hoffman “Capote”: Hoffman se mimetiza en Truman Capote. Su actuación es hasta el más mínimo detalle y amaneramiento eficaz. Fue el ganador del Oscar de ese año.



3) Joaquin Phoenix “Walk the line”: Joaquin Phoenix es un buen actor y su esfuerzo es más que notorio en esta película. Sin embargo, es opacado por Reese Witterspoon en varias de sus escenas. Esto tal vez se deba que la película como el personaje principal adolecen de profundidad y complejidad que la vida de la leyenda Johnny Cash seguramente sí tiene.


4) David Strathairn “Good night and good luck”: Actuación poderosa la de David Strathairn como un periodista incisivo en un regimen político autoritario. Tal vez la lentitud de la película opaca la rescatable performance.



5) Terrence Howard “Hustle and Flow”: Esta nominación no la entiendo; me parece inexplicable. La película es malísima, y basta decir que el intento de humanizar a un caficho fracasa apenas comenzada la película. Esta clase de nominación es muestra de la lógica de cuotas que los gringos se ponen para aparentar progresismo. El bello Cillian Murphy por "Breakfast on Pluto"merecía mucho más esta nominación.


martes, 20 de mayo de 2008

Oscar a la mejor Película 2004-2008

2008:

“Expiación” es el bello drama de época, filmado de manera sublime, actuado con convicción y dirigido con maestría. El final de esta película debe ser uno de los mejores finales que haya visto en los últimos años. De hecho en buena medida el final hace que la película se amucho mejor, le da coherencia, la hace más dolorosa y tortuosa. “Sin lugar para los débiles” es esa exploración descarnada de los hermanos Coen sobre la violencia. En esta película Javier Bardem interpreta a un personaje más terrorífico que Hannibal Lector. “Juno” es la comedia del grupo: original, sarcástica, políticamente incorrecta y aun así adorable. La historia de la adolescente irreverente que decide continuar con un embarazo que no desea, y con su firme convicción de dar en adopción a su hijo. “Petróleo Sangriento” es una película impresionante, una crítica dura al capitalismo y un manifiesto de las contradicciones de lo humano; muy dolorosa de ver. “Michael Clayton” es el thriller de la terna, sostenido por las impresionantes actuaciones George Clooney, Tom Wilkinson y Tilda Swinton. Yo hubiere preferido que nominen en el lugar de este ultimo film a “Lejos de ella”, “I’m not there”, “Promesas peligrosas” y sobre todo a la sublime "Persepolis".





1) Atonement
2) No Country for old men (Ganadora del Oscar)
3) Juno
4) There Will be blood
5) Michael Clayton

2007:

“Pequeña Miss Sunshine” es una película adorable, que se constituye en una poderosa crítica a los valores del corazón de Estados Unidos, su familia heterosexual monogámica y consumista. Compuesta por personajes adorables, un elenco muy eficiente y una humana historia sobre los fracasos. Simplemente me robó el corazón, aun cuando formalmente “Cartas desde Iwo Jima” sea una mejor película. El drama de Clint Eastwood es realmente desgarrador porque desde el inicio uno sabe que estos soldados están seguros que vana morir, y este es un tránsito de resignación y angustia. “Babel” es un buen drama con historias interesantes, pero irregulares. De lejos me quedo con la historia de la adolescente japonesa muda que nunca ha sabido que es no ser “el otro”. “Los Infiltrados” es un policial entretenido y bien actuado, pero que está lejos del nivel de los verdaderos clásicos de Scorsese como “Taxi Driver”. “La Reina” es demasiado solemne para mi gusto. Hubiere preferido que nominen en su lugar a las impecables “Volver”, el “Laberinto del fauno” o incluso al musical “Dreamgirls”.


1) Little Miss Sunshine
2) Letters from Iwo Jima
3) Babel
4) The Departed (Ganadora del Oscar)
5) The Queen

2006:

“Brokeback Mountain” es una bellísima película y un complejo drama que pone al espectador en un nivel de vulnerabilidad muy alto. La historia de amor de dos cowboys se convierte en una de las más bellas historias de amor llevadas al cine, sino la más hermosa. La genialidad de esta película es que explora las sombras del amor romántico, ese amor que llega a entrar casi al campo de lo irreal, ese amor que al ser reconocido y nombrado pone en riesgo a los implicados, y aun así un amor que fue y existió. La montaña Brokeback se convierte en un paraíso en el que solo están ambos hombres rodeados de ovejas y naturaleza, y solo en ese lugar sin seres humanos juzgándolos es que puede aflorar su deseo. Humanizadora y prodigiosa dirección de Ang Lee, un guión simple y bello, y actuaciones brillantes, siendo la mejor innegablemente la de Heath Ledger, que será por siempre Ennis Del Mar, ese torturado hombre que ni siquiera pudo imaginar la posibilidad de vivir con la persona que más amaba. Probablemente su derrota sea uno de los más graves errores de esta entrega de premios. Por su parte, “Munich” es un brillante y excitante drama que trae a Spielberg a un buen cine, menos espectacular visualmente pero de lejos más impresionante que sus blockbusters “Jurassic Park”, “Minority Report” o “La Guerra de los Mundos”. Su espectacularidad radica en el desgarrador drama que narra con sobriedad, apoyado en las eficientes actuaciones de su elenco, en especial la del guapísimo Eric Bana. “Capote” es una película muy interesante, que en cualquier otro año hubiere sido una digna merecedora del premio a mejor película. Sus fortalezas no solo están en la impecable mimesis que logra Philip Seymour Huffman, sino en la perspectiva de la narrativa. Aquí no se trata como en tantas otras películas de una simple patologización de los asesinos (protagonistas de “Crimen y Castigo”), sino en un deseo por comprender el crimen como un hecho social. El vínculo de deseo homerótico entre Capote y uno de los asesinos también resalta esta fascinación “oscura” por el crimen. “Crash” no es una mala película; de hecho cuando la vi me gustó, porque tenia un guión hábil y tenía algunas escenas muy buenas y un elenco eficaz. El gran problema de Crash es haberle ganado el Oscar a “Brokeback Mountain”, no solo una película infinitamente superior, sino que hacerlo por los peores motivos. “Crash” es una historia autoindulgente, que les permite a los norteamericanos sentir que no son responsables de muchas injusticias económicas políticas, y que sus prejuicios se justifican en los prejuicios de otros. Finalmente todos los personajes en Crash están llenos de prejuicios, pero también son afectados por ellos; no hay buenos ni malos. El que esta premiación haya intentado dar una imagen de progresismo con la selección de esta película cuando lo único que de mostró es su doble moral homofóbica es nauseabundo. Finalmente, “Buenas noches y buena suerte” es un drama político sobrio eficazmente dirigido por el super atractivo George Clooney. En verdad hubiere preferido que en lugar de las dos últimas nominen a la bellísima fábula “Transamerica”, al impactante drama “Match point” de Woody Allen, o a la perfecta "Mysterious Skin" de Araki.



1) Brokeback Mountain
2) Munich
3) Capote
4) Crash (Ganadora del Oscar)
5) Good night, and good luck

2005:

“Million Dollar Baby” es un desgarrador drama de Clint Eastwood, quien por segundo año consecutivo da muestra de su superior genio. Esta película al principio en una primera parte nos narra la historia de una boxeadora por abrirse paso frente a las adversidades en un deporte sexista y hasta misógino. La historia sin embargos e convierte en una sobre la muerte, y sobre el dolor de vivir cuando la vida se hace materialmente inviable. “Buscando Neverland” es un bello drama sobre el creador de Peter Pan, y sobre el origen de este mundo mágico que solo lo habitan niños. “Ray” es un buen musical, y tiene un buen elenco, aunque tengo que admitir que Jaime Foxx cuenta me despierta una gran antipatía, pero aun con eso lo disfruté.”El Aviador” de Scorsese me parece solo memorable por las actuaciones de Leonardo Dicaprio y Cate Blanchett. Y “Sideways” no es de mi particular gusto. En lugar de las últimas tres me hubiere gustado ver a “Hotel Rwanda”, “Vera Drake” y la brillante “Kinsey”.


1) Million Dollar Baby (Ganadora del Oscar)
2) Finding Neverland
3) Ray
4) The Aviator
5) Sideways

2004:

“Río Místico” e suna obra maestra con el sello de Clint Eastwood. Una película que explora los sentimientos más crueles de los seres humanos, las sombras y grietas de la humanidad. Con un impresionante elenco en el que se destacan Sean Penn y Tim Robbins, como el hombre duro y cruel al que le llega la hora de llorar, y al hombre torturado por su pasado y acusado de un crimen terrible. “Perdidos en Tokio” es esa película dulce y agria sobre la posibilidad de una bella historia de amor. Es lenta narrativamente, pero muy intensa en los sentimientos que provoca. “El retorno del rey” cierra la trilogía del “Señor de los Anillos” y lo hace de manera efectiva. Pero sinceramente, ni esta película épica ni “Master and Comander” me gustaron mucho. Lo que sí es que “Seabiscuit” probablemente sea una de las películas menos meritorias de una nominación a mejor película en la última década. Hubiere preferido ver a “21 Gramos”, “Monster” y a la impresionante e imprescindible “Elephant” en sus lugares.


1) Mystic River
2) Lost in Translation
3) The Lord of the Rings: The return of the king (Ganadora del Oscar)
4) Master and Comander: The Far side of the world
5) Seabiscuit

domingo, 18 de mayo de 2008

(Des)Generando

Este miércoles 21 de Mayo se proyectará en el Mhol el documental "(Des)Generando". Y yo haré los comentarios. Los espero.



Sinopsis:
Es la historia de Paula, Belén, Daniela, Angora y Lorena quienes tuvieron antes nombres masculinos. La rigidez de las etiquetas sociales las clasificaría como transexuales, pero en realidad eso no dice nada sobre ellas. Cada viernes durante un período de dos meses se juntaron en un centro de acogida en el Raval, en Barcelona, para crear y preparar una obra de teatro y así poder ser ellas mismas quienes nos contaran algo.
Producido por Asociación Visible-Barcelona
Local del Mhol: Mariscal Miller 828 (altura de la cuadra 1 de Cuba y 8 de Arequipa)
Hora: 7:30 pm

martes, 13 de mayo de 2008

“I’m not there”: Biopic Queer


La ultima película de Todd Haynes se llama “I’m not there”. Y ha tenido considerable resonancia mediática por ser una biografía muy original de la leyenda de la música, Bob Dylan. También por ser una de las ultimas películas en que el bello y talentoso Heath Ledger actuó.
Todd Haynes vuelve a hacer una gran película, que no decepciona tras la bellísima “Lejos del Cielo”. Este no es el primer biopic musical que este director hace. “Velvet Goldime” fue su primer musical, super glamoroso, brillante y homoerótico. En “I’m not there” se apela menos a la espectacularidad visual que en su anterior musical, y explora otro tipo de fortalezas.
“I’m not there” tiene la originalidad de la que carecen otros biopics musicales como “Dreamgirls”, “Walk the line” y "Ray". En lo que se parece a estas películas es en que tiene un elenco de actores muy eficiente, donde probablemente sea Cate Blachett (nominada al Oscar) quien sobresalga así como Angela Bassett en “What’s love got to do with it?” o Bette Midler en “The Rose”.
¿En dónde radica la originalidad y genialidad de “I’m not there”? El personaje en que se basa esta peli es como ya dije Bob Dylan, pero lejos de ser interpretado por un actor que tenga algún parecido sorprendente con el cantante, es interpretado por 6 actores de diversas edades, razas, nacionalidades y géneros. Marcus Carl Franklin interpreta a Woody Guthrie, un niño negro de 11 años amante del Soul que huyó de un correccional; Christian Bale hace de Jack Rollins, un cantante de Folk con conciencia política en su transición a un cantante de Gospel; Cate Blanchett hace de Jude Quinn, una estrella desbordada por las drogas y sus deseos; Ben Whishaw interpreta a Arthur Rinbaud, un poeta rebelde; Heath Ledger hace de Robbie Clark, una estrella de cine que tiene una vida familiar que se desmorona; y finalmente Richard Gere interpreta “Billy the Kid”, un anciano que ha decidido huir de la vida ruidosa de las ciudades. Todos estos actores interpretan a diferentes alteregos de Bob Dylan.


Las biografías supuestamente intentan describir y contener la vida de una persona. Este suele ser un ejercicio coherente y hasta predecible, en que se exploran los vacíos de la vida de una leyenda, para luego exaltar sus glorias. Aquí no hay eso. No se busca ninguna coherencia. Es mas el titulo “Yo no estoy allí” es muy sugerente. La película no busca contener la vida y gloria de un individuo. Lo que muestra este filme son las contradicciones, las ambigüedades y las multiplicidades del sujeto en cuestión. Tanto así que las categorías identitarias como la raza, el sexo o la edad, no lo contienen.
Cuando “I’m not there” parecía la película más heterosexual de este director, se muestra en verdad como uno de sus productos más queer, ya que rechaza la noción de una identidad unitaria y coherente.


lunes, 12 de mayo de 2008

Judith Butler "Deshacer el género" cap. 10 y 11

Capítulo 10: La cuestión de la transformación social.

Butler argumenta que la teoría es en sí misma transformadora, aunque sola no es suficiente para la transformación política y social.
Butler se pregunta ¿la vida de quién se considera como vida?, ¿a quién pertenece la prerrogativa de vivir?, ¿hasta qué punto el género coherente garantiza una vida habitable? y ¿qué amenaza de muerte se lanza sobre aquellos que no viven el género de acuerdo con las normas aceptadas?
Aunque necesitamos normas para vivir y para vivir bien, y para saber en qué direcciones debería transformarse nuestro mundo social; también estamos constreñidos por normas que a veces nos violentan y a las que debemos oponernos por razones de justicia social. La normatividad tiene dos propósitos. Por un lado se refiere a los propósitos y aspiraciones que nos guían; y por otro, se refiere a la normalización.
Butler es crítica de sus propias argumentaciones anteriores. Antes entendía la teoría de la diferencia sexual como una teoría de la heterosexualidad., ahora es más ambivalente.
Butler se pregunta ¿qué ocurre cuando términos como butch o femme surgen no solo como simples copias de la masculinidad y la feminidad heterosexuales, sino como expropiaciones que muestran el estatus no necesario de sus significados asumidos? Categorías como butch o femme no son copias de una heterosexualidad más originaria, sino muestran como los así llamados originales, los hombres y mujeres dentro del marco heterosexual, están construidos de una forma similar y también se establecen performativamente. El origen es tan performativo como la copia. A través de la performatividad, se igualan las reglas de género dominantes y las no dominantes. Pero algunos de estos lugares performativos reclaman el lugar de la naturaleza o el de la necesidad simbólica, y lo hacen ocultando las formas a través de las cuales se establecen performativamente.
Butler se pregunta ¿la diferencia sexual es necesariamente heterosexista?, ¿si es simbólica se puede variar?
Al menos en alguna versión de la diferencia sexual ser argumenta que es la “diferencia” de cada identidad la que impide la posibilidad de una categoría identificada de la identidad.
Butler intenta generar lazos entre la política y la parodia; para ello usa la figura del drag. Para algunos el drag se convierte en un modelo de resistencia y en uno para la intervención política y la participación. Algunas de esas personas a las que llamaban hombres, reflexiona Butler, podían hacer mucho mejor la feminidad de que ella lo hacía, podía y quería.
“Nadie debería ser obligado por la fuerza a ocupar una norma de género que se experimenta como una violación insufrible”
Cuando una actuación (performance) se considera real y otra falsa, o cuando una presentación del género se considera auténtica y otra una falsificación, se puede concluir que una ontología de género está condicionando estos juicios, pero está ontología también entra en crisis a causa de la performance de género.
No es que el drag subvierta las normas de género, sino que hay explicaciones ontológicas implícitas que determinan qué tipos de cuerpos y de sexualidades serán considerados reales y verdaderos y cuáles no. Lo que el drag señala es que estas suposiciones ontológicas están siendo operativas, y que están abiertas a la rearticulación.
La cuestión de quién y qué se considera verdadero es una cuestión de saber y de poder (los que no pueden separarse), por la cual el poder se disimula como ontología.
Butler invita a estudiar los puntos de ruptura, los momentos de discontinuidades y los lugares donde no logra constituir la inteligibilidad que promete, los momentos en los que se disputa y se reta al sistema binario de género y en los que se cuestionan la coherencia de las categorías.
Butler resalta que los drags tienden a vivir en comunidades y a desarrollar fuertes lazos rituales, frente a la exclusión social.
La lucha por la supervivencia no puede separarse de la vida cultural de la fantasía. La fantasía es lo que nos permite imaginarnos a nosotros mismos y a otros de una forma diferente.
Butler resalta que los drags tienden a vivir en comunidades y a desarrollar fuertes lazos rituales, frente a la exclusión social. El drag o el transgénero ingresan en el campo de lo político no solo al cuestionar lo que es real y qué es lo que tiene que serlo, sino también al mostrarnos cómo las nociones contemporáneas de realidad pueden ser cuestionadas y cómo nuevos modos de realidad pueden ser constituidos. El cuerpo puede ocupar la norma de muchísimas formas, que pueden exceder la norma y exponer la posibilidad de la transformación de las realidades a las cuales creíamos estar confinados.
Ser llamado irreal e institucionalizar esta designación como una forma de tratamiento diferencial es convertirse en el otro en contra del cual se hace lo humano. Butler diferencia el ser irreal (no humano) de ser oprimido, ya que para ser oprimido se debe existir como un sujeto de cierto tipo, como un sujeto posible y potencial. Para ser oprimido se debe ser inteligible: Pero ser fundamentalmente ininteligible (que las leyes de la cultura y del lenguaje te consideran una imposibilidad) es no haber accedido a lo humano. Es darse cuenta de que el propio lenguaje es hueco y no se va a alcanzar ningún reconocimiento porque las normas mediante las cuales se da el reconocimiento no están a favor de uno mismo.
Aunque haya normas que rigen lo que será y lo que no será real, y lo que será o no inteligible, se cuestionan y se reiteran en el momento en que la performatividad empieza su práctica citacional. Se citan normas preexistentes, pero estas normas pueden ser desterritorializadas a través de la citación. En ese sentido, lo importante del drag es que alegoriza las formas espectaculares y llenas de consecuencias mediante las cuales la realidad se reproduce y se contesta.
¿Se trata de crear nuevos géneros? Para Butler no se trata meramente de crear un futuro para los género que no existen todavía, sino que los géneros que ella tiene en mente existen desde hace mucho tiempo, pero no han sido admitidos entre los términos que rigen la realidad. Se trata, entonces, de desarrollar un nuevo léxico legitimador para la complejidad de género que siempre hemos estado viviendo.
El concepto de política que usa Butler está centrado en la cuestión de la supervivencia, en cómo creamos un mundo en el que aquellos que entiendan su género y su deseo de una forma no normativa puedan vivir y prosperar, libres no solo de la amenaza de la violencia proveniente del exterior sino libres también de prescindir de la extendida sensación de su propia irrealidad.
El pensar sobre una vida posible es un lujo solo para aquellos que ya saben que son posibles. Para aquellos que todavía están tratando de convertirse en posibles, esa posibilidad es una necesidad.
Butler invita mantener abierto el concepto de lo “humano”, y pensar críticamente acerca de las consecuencias que conlleva el modo en que lo humano se produce, se reproduce y se deproduce. Los conceptos locales de lo que es lo “humano”, o de lo que son las condiciones y necesidades básicas de una vida humana, deben someterse a reinterpretación, ya que hay circunstancias históricas y culturales en las que lo “humano” se define de forma diferente o se resignifica.
Al extender la influencia de la universalidad, adquirimos más conocimiento sobre lo que es la justicia y se incrementan las posibilidades para la vida. La categoría “humano” debe estar sujeta a una revisión desde una multitud de direcciones.
El término “vida” funciona dentro del feminismo y entre sus oponentes como un lugar para la contestación, un término no definido. Preguntarse por lo que constituye una vida habitable es preguntarse por las condiciones normativas que deben cumplirse para que la vida se convierta en vida. En ese sentido es importante mencionar que la democracia no habla al unísono, su tono es necesariamente disonante.
“… vivir es vivir una vida de forma política, en relación con el poder, en relación con los otros, en el acto de asumir la responsabilidad por un futuro colectivo. Pero asumir la responsabilidad sobre el futuro no implica conocer exactamente y de antemano la dirección que va a tomar éste, ya que el futuro especialmente el futuro con y para los otros, requiere estar abierto y aceptar el desconocimiento…”
Gloria Anzaldúa, autora de “Borderland/La Frontera”, es una mujer obligada a cruzar la frontera entre México y EEUU y para quien la frontera constituye un imaginario geopolítico dentro y a través del cual escribe su obra de ficción. Para Anzaldúa el sujeto es múltiple más que unitario. Ella nos pide que permanezcamos en el linde de lo que conocemos, que pongamos en cuestión nuestras certezas epistemológicas y que, a base de arriesgarnos a abrirnos a otro modo de conocimiento y de vivencia del mundo, ampliemos nuestra capacidad de imaginar lo humano. Para Anzaldúa solo a través de la traducción aparece la posibilidad de producir un conocimiento multicultural.
Spivak se pregunta reiteradamente no sólo qué es lo que significa escuchar a quiénes están privados de derechos, sino qué significa “representar” esas voces en el trabajo propio, ya que es posible tratar a los que están privados de derechos como si no tuvieran voz y erigirse como su portavoz.
Spivak ha traducido el trabajo de Mahasweta Devi. Lo que surge de esta traducción es una visión política que sostiene que las posibilidades de supervivencia global a largo plazo, de una política medioambiental radical a largo plazo, y de la no violencia como practica política no dependen de una “razón” desencarnada que se presenta en nombre de la universalidad, sino de la elaboración del sentido de lo sagrado.
Lo que se llama “modernidad” es una forma de olvido y de supresión cultural; es la violencia que se hace en nombre de la preservación de los valores culturales occidentales. Occidente, al reaccionar frente a su sufrimiento o al anticipar un daño, impone la violencia para preservar sus fronteras sean reales o imaginarias. Es por ello que Butler incita a la búsqueda de medios colectivos para proteger la vulnerabilidad del cuerpo sin erradicarla.

Capítulo 11: ¿Puede hablar el “Otro” de la filosofía?

El término “filosofía” ha dejado de estar controlado por aquellos que definen y protegen sus parámetros institucionales. “De una forma escandalosa, la filosofía se ha duplicado a sí misma”. La filosofía se ha encontrado a sí misma fuera de sí misma, se ha perdido en el “Otro” y se pregunta si debería salvarse y cómo de la escandalosa reflexión de sí misma que se difunde bajo su nombre.
Butler reflexiona en torno a los postulados de Hegel sobre el reconocimiento. El deseo de reconocimiento es aquel en el que el deseo busca su reflexión con el Otro. Es un deseo que trata de negar la alteridad del otro; pero a la vez es un deseo que se encuentra a sí mismo necesitando profundamente a aquel Otro que uno teme ser y por el que teme ser capturado. El reconocimiento, para Butler, empieza con darse cuenta de que se está perdido en el otro, apropiado en y por una alteridad que es y no es uno mismo.
“…La filosofía se ha apartado de sí misma, se ha convertido en el Otro de sí misma, y se ha escandalizado por el extravío de su nombre más allá de sus confines oficiales”. Para Butler al perder su “pureza” la filosofía ha ganado en vitalidad gracias a todas las humanidades.
Butler rescata a Gilroy, quien sostiene que la exclusión de la modernidad europea no es razón suficiente para rechazar la modernidad, puesto que los términos de la modernidad han sido y todavía pueden ser apropiados de su exclusionismo eurocéntrico y puestos al servicio de una democracia más incluyente.
Butler finaliza su libro recordándonos que “el esclavo escandaliza al amo devolviéndole la mirada, dando señales de una conciencia que él o ella se supone que no tienen, mostrando así al amo que se convertido en otro de sí mismo…”

sábado, 10 de mayo de 2008

Oscar: Mejor actriz de reparto 2008

1) Tilda Swinton por “Michael Clayton”: Mi actriz favorita ganó un Oscar por su genial interpretación de Karen Crowder, una mujer ambiciosa que está dispuesta a hacer todo con tal de que su posición social y poder se mantengan y aumenten. La Villana de "Michael Clayton" se roba el show en la película frente a los grandes George Clooney y Tom Wilkinson. Es especialmente buena la escena final entre Clooney y Tilda. Ella como la caracteriza es capaz de introducirle ambiguedades a sus personajes, y éste no es la escepción porque Karen es una villana que duda, que teme. Este rpemio es un reconocimiento a la impecable trayectoria de esta actriz, a la que no nominaron injustamente por su perfecta actuación en "The Deep End" (El precio del silencio).



2) Cate Blanchett “I’m not there”: La Blanchett demuestra su genialidad interpretando a Jude Quinn, un alterego de Bob Dylan. Y dirigida por el siempre original Todd Haynes, la bella Cate se despoja de su glamour para interpretar a este músico andrógino, ambiguo, decadente, genial y contradictorio.


3) Amy Ryan por “Gone baby gone”: Le da vida a Helene, una mujer cuya hija ha sido secuestrada y a la que parece importarle muy poco el bienestar de la pequeña. Su actuación como esa terrible madre es impactante, y promete mucho en el futuro de esta actriz.




4) Saoirse Ronan por “Atonement”: La pequeña Brionni a los 13 años será la culpable de la desgracia de dos vidas. Entre juegos inocentes, envidias de amor, y sufrimiento adolescente esta niña demuestra su talento y no se deja opacar por Keira Knightley.



5) Ruby Dee por “American Gangster”: La Mamá Lucas solo tiene pocas escenas, y esos escasos minutos le bastaron para ser nominada. La escena en que golpea a su Hijo (Denzel Washington) y le increpa lo turbio de sus negocios es eficaz, pero es lo único impresionante en su actuación. Mucho más merecida hubiere sido la nominación para una verdadera leyenda Vanessa Redgrave, quien le da el magnífico final a "Atonement".

jueves, 8 de mayo de 2008

Judith Butler "Deshacer el género" Cáp. 7-9

Capítulo 7: Los dilemas del tabú del incesto

Una de las principales cuestiones en el debate social contemporáneo sobre el incesto es si éste es real o una fantasía. Aquí es importante el trauma, que es aquello que convierte todo recuerdo en falso, y que se da a conocer a través del intervalo que trastorna todo esfuerzo encaminado a la reconstrucción narrativa.
Hay diversos puntos de vista sobre el incesto desde el psicoanálisis. Uno de ellos insiste en que dado que el incesto toma una forma traumática, no se puede recuperar como suceso, por tanto no puede ser recordado o narrable.
Es difícil distinguir entre el incesto como fantasía traumática de carácter esencial en la diferenciación sexual de la psique, y el inceso como trauma producto de una práctica abusiva.
Para Butler explorar el trauma implica reconocer y comprender lo que ocurre con el amor y el deseo del niño en la relación incestuosa traumática con un adulto. Para reconocer la gravedad de la violación no es necesario forzar al sujeto a probar la veracidad histórica del ‘suceso’, porque puede ser que el propio signo del trauma sea la imposibilidad de acceder a los términos que establecen su veracidad histórica, es decir cuando lo que es histórico y lo que es cierto se convierten en impensables y en no cognoscibles. Butler se pregunta ¿Qué constituye los limites de lo pensable, de lo narrable, de lo inteligible?, ¿qué constituye el limite de lo que puede pensarse como cierto?
La forma de lectura de esos sucesos debe cambiar, no se trata de encontrar la verdad de lo que ocurrió, sino preguntarse como este hecho ha afectado a la cuestión de la verdad. Parte del efecto de esa violación es convertir el conocimiento de la verdad en una posibilidad infinitamente más remota. Este es un caso de violencia epistémica.
Butler matiza sus aseveraciones diciendo que hay formas de incesto que no son necesariamente traumáticas o que obtienen su carácter traumático de la conciencia de la vergüenza social que producen.
Las prohibiciones que funcionan para prohibir el intercambio sexual no normativo también funcionan para instituir y vigilar las normas del presunto parentesco heterosexual. La propia existencia del tabú del incesto presupone que ya existe la estructura familiar. Esto cuestiona el que el parentesco se inicie a través medios lingüísticos y simbólicos, ya que mas bien hace explicito que el parentesco es una práctica social contingente. Butler sostiene que las posiciones simbólicas del padre y la madre son la idealización y calcificación de normas culturales contingentes. También cuestiona que se restrinja la noción de normatividad a aquellas que ya están de antemano codificadas en una ley universal de la cultura.
La ley que instalaría el tabú del incesto como el fundamento simbólico de la estructura familiar declara la universalidad del tabú del incesto, así como sus innecesarias consecuencias simbólicas. Una de esas consecuencias simbólicas de la ley así formulada es la desrealización de las formas parentales de gays y lesbianas, de hogares monoparentales y acuerdos familiares mixtos.
Un argumento que en ocasiones presenta el psicoanálisis es que aunque el incesto se supone que facilita la exogamia heterosexual, nunca funciona del todo bien y que la serie de fetichismos y perversiones que normalmente comprende la sexualidad humana demuestra el fracaso de la ley simbólica en su intento de ordenar completamente nuestras vidas sexuales. Butler cuestiona este argumento, ya que aunque la norma sea inhabitable, permanece sin cambios, y aunque se nos considere a todos como igualmente desviados, no rompe con la estructura conceptual que plantea una norma singular e invariable y sus desviaciones.
Hay formas de amor que están prohibidas o privadas de la realidad por parte de las normas que establecen el tabú del incesto, tanto la homosexualidad como el incesto pueden calificarse como dichas formas. En el caso de la homosexualidad, la desrealización conduce a una falta de reconocimiento como amor legítimo. En el incesto, conduce hacia una falta de reconocimiento hacia lo que pueden haber sido una serie de encuentros traumáticos.
“… Si el tabú del incesto es también lo que supone que instala al sujeto en la heterosexualidad normativa, y si como algunos defienden, esta instalación es la condición para una vida simbólica o culturalmente inteligible, entonces el amor homosexual surge como lo no inteligible dentro de lo inteligible: un amor que no tiene lugar en el nombre del amor, una posición dentro del parentesco que no es una posición.
Lo que surge de esto es una melancolía que está presente en la vida y en el amor que se encuentran fuera de lo habitable y fuera del campo del amor. Por ello es necesario repensar la prohibición del incesto como aquello que en algunas ocasiones ofrece protección contra una violación, pero que en otras ocasiones se vuelve el propio instrumento de violación.
Para Butler “si el psicoanálisis, en su teoría y practica, retiene las bases heterosexuales de parentesco como la base de su teorización, si acepta esas normas como coextensivas con la inteligibilidad cultural, entonces el psicoanálisis también se torna el instrumento a través del cual esa melancolía se produce a nivel cultural”.

Capítulo 8: Confesiones corporales

Según Foucault, en la noción cristiana del pastor se halla de forma implícita la idea de que el pastor conoce sólidamente a la persona que se dirige, y que la aplicación de este conocimiento es el medio a través del cual dicha persona está siendo dirigida y controlada. El poder pastoral es aquel mediante el que tiene lugar la administración del alma. Al aceptar el conocimiento sobre ellos mismos que se ofrece, aceptan que el discurso del pastor posee la autoridad de la verdad de lo que ellos son, y que les habla acerca de ellos a través del mismo discurso de la verdad.
En la confesión mostramos que no estamos completamente reprimidos ya que traemos a la luz los contenidos ocultos. El postulado que afirma que el “sexo está reprimido” está al servicio de un plan que nos hace revelar el sexo.
Siguiendo los postulados de Foucault el psicoanálisis no tiene que desentrañar deseos ni exponer su verdad en público (o sea no tiene que ser represivo), sino constituir una verdad sobre uno mismo a través del acto mismo de verbalización (enfatizando la fuerza performativa de la elocución hablada).
En la confesión lo que más se disfruta es hablar sobre sexo: la verbalización se convierte en la escena de la sexualidad. Butler nos invita a imaginar la confesión como un acto sexual, un hecho del deseo, ya que el habla se convierte en el vehículo del deseo. El cuerpo actúa a través del acto corporal de hablar. Todo lo que se diga no solo pasa a través del cuerpo, sino que constituye una presentación del cuerpo.
La confesión no solo “cambia al sujeto” de la fechoría en cuestión, sino que también puede funcionar para ocultar y racionalizar un sentimiento de culpa que se deriva de una acción que uno mismo no ha cometido. La confesión puede responder a un deseo de castigo, y convertirse en un alivio final de la culpabilidad. La culpabilidad funciona como una forma de castigo psíquico que preexiste al acto y a su confesión, y que se acrecienta al convertirse en la proyección de la amenaza del juicio que plantea el analista.
En la transferencia un acto de habla trata de comunicar un contenido, pero también trata de mostrar o representar otra serie de significados que pueden tener o no relación con el contenido que se enuncia.
Para Butler la importancia de la confesión en el psicoanálisis está en el hecho de que siempre mostramos algo más o diferente de lo que queremos, y que entregamos esa parte de nosotros mismos que no sabe a otro para que nos la retorne en una forma que no podemos anticipar.
“Si decir es una forma de hacer y parte de lo que se está haciendo es el yo, entornes la conversación es un modo de hacer algo juntos y convertirse en algo diferente…”

Capítulo 9: ¿El fin de la diferencia sexual?

¿Qué es una mujer?, ¿quién tiene derecho de decir quién es o quién puede ser una mujer? Estas son preguntas que el feminismo debe platearse, ya que no debe silenciar sus propios conflictos porque ‘cuestionar’ no debe ser entendido como ‘desacreditar’ sino también como ‘revitalizar’.
Se piensa que es posible deshacerse de la diferencia sexual, pero el mismo deseo de deshacerse de ella es una evidencia más de su fuerza duradera y de su eficacia. Para Irigaray, la diferencia sexual no es un hecho, no está asentada ni resuelta, mas bien permanece como aquello que no se ha formulado, o no se ha formulado en términos asertivos. La ética de Irigaray no se deriva de la diferencia sexual, sino que es una cuestión que plantea la diferencia sexual misma.
La diferencia sexual no es un hecho, no puede ser la base sobre la que se construya el feminismo, mas bien provoca la investigación feminista desestructurando la gramática de la afirmación persistiendo como algo a lo que interrogar.
La tarea de la apropiación de términos (de una modernidad excluyente) es ilustrar la vulnerabilidad de los mismos, ya que dichos términos no pertenecen a nadie en particular. “… se trata de forzar los términos de la modernidad para que acojan aquellos que tradicionalmente han sido excluidos, y que la acogida no sirva para domesticar y neutralizar al término que se reconoce de nuevo; dichos términos deberían seguir siendo problemáticos para el concepto actual de lo político, deberían exponer los limites de su alegación de universalidad y forzar un replanteamiento radical de sus parámetros…”
Butler encuentra algunas coincidencias insospechadas entre el Vaticano y la teoría queer. Ambos intentan deshacerse del género El Vaticano trata de deshacerse del género en un esfuerzo por rehabilitar el sexo, pero la teoría queer trata de de deshacerse del género en un intento de situar la sexualidad en primer plano.
Para Butler la diferencia sexual es un concepto fronterizo porque es el lugar donde se plantea y se replantea la pregunta de la relación entre lo biológico y lo cultural, pero donde no se puede contestar.
Butler es crítica de los intentos de separar el género de la sexualidad porque la reglamentación de género siempre ha formado parte del trabajo de la normatividad heterosexista, e insistir en esta separación equivale a perder la oportunidad de analizar esa operación específica del poder homofóbico.
Se observa un aumento del poder ideológico de la alianza Iglesia-Estado sobre el movimiento de las mujeres precisamente a través de la apropiación del discurso antiimperialista de dichos movimientos.
Butler nos invita a poner entre paréntesis lo universal ya que las convicciones culturales para su articulación no son siempre las mismas. Esto puede deshacer lo humano, pero también puede hace imaginar lo humano más allá de sus límites convencionales.
La noción de la universalidad es un término que se ha convertido en escandaloso porque amenaza con incluir a lo humano en ese “otro” en contra del cual se definió a lo humano. Un uso más radical de la universalidad puede atentar sus propios cimientos convirtiéndose en antifundacionalismo.
Estar excluido de lo universal y, a pesar de ello, hacer una afirmación dentro de sus términos es pronunciar una contradicción performativa. “Afirmar que lo universal todavía no está articulado equivale a insistir en que el “todavía no” es una característica propia de lo universal mismo: aquello que permanece “irrealizado” por lo universal es lo que lo constituye esencialmente. Lo universal empieza a ser articulado precisamente a través de los desafíos a la formulación que ya existe, y el desafío proviene de aquellos a quienes no incluye…”
Butler cree que para poder alcanzar lo humano en otro plano, lo humano debe convertirse en algo extraño a sí mismo, en algo monstruoso incluso.
Para Braidotti conviene a los objetivos del falogocentrismo construir la transformación como la superación de la diferencia sexual, para luego volver a instalar formas masculinistas de dominio y autonomía, de modo que se borre la diferencia sexual y el dominio simbólico específico de lo femenino, su futuro simbólico.
Según Braidotti el que el sujeto se produzca en la diferencia sexual parece significar que es un cuerpo sobre el que actúan otros cuerpos, produciendo así la posibilidad de una cierta transformación.
Butler critica que en “Metamorfosis” (de Braidotti) no se presente un programa para la transformación que diga qué y cómo debería transformarse. Butler apuesta por una conceptualización de la diferencia sexual que vaya más allá del binarismo y acepte la multiplicidad.
Butler problematiza el deseo butch, ya que puede ser experimentado como parte del “deseo de las mujeres”; pero también puede ser experimentado, nombrado e interpretado como un tipo de masculinidad que no se haya en los hombres. El deseo butch debe ser entendido como una permutación del deseo femenino.
Shoshana Felman en “The Scandal of the Speaking Body” afirma que el cuerpo da lugar al lenguaje, y que el lenguaje conlleva propósitos corporales y performa actos corporales que no siempre pueden ser comprendidos por aquellos que utilizan el lenguaje para lograr ciertos objetivos conscientes. En pocas palabras, los significados del cuerpo exceden las intenciones del sujeto.
La heterosexualidad no pertenece solo a los heterosexuales, ya que las prácticas heterosexuales no son lo mismos que las normas heterosexuales. El “soy” de “yo soy un hombre” lleva codificada en sí la prohibición “no puedo amar a un hombre”, de forma que la afirmación ontológica conlleva la fuerza de la prohibición misma.
Para Butler si se asume la tesis de una heterosexualidad primigenia surge la cuestión de la homosexualidad previa, ya que se necesita alguna explicación sobre como surge la heterosexualidad.
Butler problematiza la noción de mimesis, y ella considera erróneo pensar que todo tipo de mimesis deriva en un moralidad de esclavo que acepta y refuerza los términos de la autoridad. La voz que surge actúa como un eco del discurso del amo; sin embargo, este eco deja claro que existe una voz, que hay un cierto poder de articulación que no ha sido obliterado y que está reflejando las palabras mediante las cuales tiene lugar su propia obliteración. “Hay algo que persiste y que sobrevive, y las palabras del amo suenan diferente cuando son pronunciadas por alguien que, mediante su habla, su recitado, está socavando los efectos supresores de su afirmación”

miércoles, 7 de mayo de 2008

La bella irreverencia de la juventud

Me entró la nostalgia por mis primeros años en la universidad, cuando no tenía miedo a hablar en voz alta de hombres, culos y vergas; cuando con mis amigos gays nos reuníamos como un gremio en la cafetería de letras y quemábamos a más de uno, asi como rajábamos de muchos.
Cuando uno es joven también tiene menos verguenza, es más descarado. Y aun cuando después te arrepientes de muchas de tus decisiones, no dejas de sentir nostalgia por eso que fuiste y que siente ahora tan lejano.


Alos 17 años postulé para ser representante estudiantil en mi unversidad, y fue tan descarada la candidatura, y también fue tan honesta. Ahora me da algo de verguenza, pero no deja de parecerme linda y politcamente siginificativa en la universidad.
Creo que a mis 22 años no volvería a hacer algo así. Por eso de hecho fue genial haberlo hecho y poder sentirme avergonzado ahora. Peor sería no haberlo hecho nunca, y sentir una nsotaliga de algo que nunca ocurrió.

martes, 6 de mayo de 2008

9 Anime Grand Prix (1986)

Mejor anime:



1) Tenkuu no Shiro Laputa – Película (4065)
2) Gundam ZZ (1229)
3) ZGundam (613)
4) Arion – Película (585)
5) SPT Layzner (494)
6) Maison Ikkoku (359)
7) Uchuusen Sagittarius (302)
8) Urusei Yatsura (298)
9) Saint Seiya (258)
10) Urusei Yatsura : Lum The Forever – Película (249)
11) Sangokushi II: Tenkakeru Hideotachi – Especial de TV (234)
12) Project A-Ko – Película (194)
13) Ai Shoujo Pollyanna Monogatari (189)
14) Douwa Meita Senshi Windaria – Película (167)
15) Gall Force: Eternal Story – Película (143)
16) Maho no Star Magical Emi (96)
17) Touch (95)
18) Touch: Sebangou no Nai Ace – Película (78)
19) Megazone 23 Part II – Ova (74)
20) Machine Robo: Chronos no Gyakushuu (71)


Mejor episodio de tv:




1) Gundam ZZ ep. 36 (2729)
2) Z Gundam ep. 50 (1239)
3) Urusei Yatsura ep. 218 (634)
4) Maho no Star Magical Emi ep. 38 (357)
5) SPT Layzner ep. 15 (303)
6) SPT Layzner ep. 6 (213)
7) Ai Shoujo Pollyanna Monogatari ep. 51 (201)
8) Gundam ZZ ep. 28 (197)
9) Gundam ZZ ep. 34 (187)
10) SPT Layzner ep. 26 (168)
11) Maison Ikkoku ep. 40 (143)
12) Ai Shoujo Pollyanna Monogatari ep. 27 (130)
13) SPT Layzner ep. 38 (123)
14) Maison Ikkoku ep. 37 (118)
15) Maison Ikkoku ep. 31 (116)
16) First of the North Star ep. 97 (113)
17) Gundam ZZ ep. 35 (111)
18) Z Gundam ep. 49 (100)
19) Maison Ikkoku ep. 14 (94)
20) Maison Ikkoku ep. 32 (93)


Mejor personaje masculino:


1) Kamille Bidan (Z Gundam ZZ / 1365)
2) Pazu (Tenkuu no Shiro Laputa / 1154)
3) Judau Ashta (Gundam ZZ / 1033)
4) Arion (Arion / 703)
5) Eiji Asuka (SPT Layzner / 577)
6) Char Aznable (Z Gundam / 442)
7) Tatsuya Uesugi (Touch / 431)
8) Yusaku Godai (Maison Ikkoku / 416)
9) Ataru Moroboshi (Urusei Yatsura / 325)
10) Shun de Andrómeda (Saint Seiya / 196)
11) Shiryu de Dragón (Saint Seiya / 194)
12) Shinobu Fujiwara (Dancougar / 168)
13) Kenshiro (Hokuto no Ken / 166)
14) Holmes (Meitantei Holmes / 159)
15) Hyouga de Cisne (Saint Seiya / 154)
16) Yotsuya (Maison Ikkoku / 147)
17) Son Goku (Dragon Ball / 145)
18) Shu (Hokuto no Ken / 127)
19) Rom Stol (Machine Robo: Chronos no Gyakushuu / 110)
20) Ikkiman (Go-Q-Choji Ikkiman / 94)


Mejor personaje femenino:




1) Elpeo Puru (Gundam ZZ / 1928)
2) Sheeta (Tenkuu no Shiro Laputa / 1771)
3) Kyoko Otonashi (Maison Ikkoku / 1285)
4) Lum (Urusei Yatsura / 599)
5) Pollyanna (Ai Shoujo Pollyanna Monogatari / 399)
6) Four Murasame (Z Gundam / 391)
7) Haman Karn (Z Gundam ZZ / 301)
8) Mai Kazuki (Maho no Star Magical Emi / 249)
9) Dola (Tenkuu no Shiro Laputa / 245)
10) Roux Louka (Gundam ZZ / 242)
11) Anna Stephanie (SPT Layzner / 206)
12) Lesfeena (Arion / 196)
13) Minami Asakura (Touch / 180)
14) Leina Stol (Machine Robo: Chronos no Gyakushuu / 154)
15) Yui Kawa (Highschool! Kimengumi / 102)
16) Reika (Sangokushi II: Tenkakeru Hideotachi / 100)
17) Fa Yuiriy (Z Gundam / 96)
18) Eiko ‘A Ko’ Magami (Project A-Ko / 91)
19) Seneca (Arion / 88)
19) Iczer 1 (Tatakae! Iczer - 1 / 88)


Mejor canción de anime:


1) Kanashimi yo Konnichiwa (Maison Ikkoku / 1199)
2) Kimi wo Nosete (Tenkuu no Shiro Laputa / 1005)
3) Silent Voice (Gundam ZZ / 814)
4) Cinema (Maison Ikkoku / 522)
5) Meros no Youni (SPT Layzner / 484)
6) Mizu no Hoshi e Ai wo Komete (Z Gundam / 480)
7) Pegasus Fantasy (Saint Seiya /331)
8) Anime ja Nai (Gundam ZZ / 323)
9) Yume Kounen (Uchuusen Sagittarius / 237)
10) Fantasy (Maison Ikkoku / 236)
11) Melancholy no Kiseki (Urusei Yatsura : Lum The Forever / 228)
12) Suki sa (Maison Ikkoku / 224)
13) Miss Dreamer (Sangokushi II: Tenkakeru Hideotachi / 218)
14) Pegasasu no Shoujo (Arion / 192)
15) Ryote Ippai no Journey (Gall Force / 162)
16) Issenman-Nen Ginga (Gundam ZZ / 160)
17) Yakusoku (Douwa Meita Senshi Windaria / 139)
18) Himitsu Kudasai (Megazone 23 Part II / 135)
19) (Tenkuu no Shiro Laputa / 124)
20) Sora Kara Koboreta Story (Meitantei Holmes / 122)

lunes, 5 de mayo de 2008

Oscar: Mejor actriz 2008

1) Julie Christie “Away from her”: En "Lejos de ella" Julie Christie interpreta a Fiona, una mujer que se va perdiendo con sus memorias. Una bella historia de amor que explora la parte más dolorosa y no reconocida del ideal del amor romántico.


2) Ellen Page “Juno”: La revelación del año es Ellen Page, quien interpreta a Juno, una inteligente adolescente que está decidida a continuar con su embarazo aunque con un destino y sentido poco convencionales. La Page ya había demostrado su talento en "Hard Candy", como una adolescente asesina; en "Juno" tiene la oportunidad de performar un rol igualmente extremo aunque menos violento.



3) Laura Linney “The Savages”: La nominación sorpresa del año fue la de Laura Linney, aunque una de las más merecidas también. La Linney es Wendy, una mujer que se ve obligada por la vida a velar por su padre enfermo, y a descubrir en el camino a su propia familia.


4) Marion Cotillard “La vie en rose”: En "La Vida en Rosa" interpretar a Edith Piaf, le valió el premio Oscar a la Cotillard. Su actuación es sorprendente, compleja, apasionada y profunda. Lástima que la película no sea nada de eso.



5) Cate Blanchett “Elizabeth : The Golden Age”: La Blanchett es una actriz impresionante; y siendo, como es común en ella, su actuación es brillante. El problema es que "La Edad Dorada" es todo menos dorada. De hecho es por momentos aburrida, y termina opacando los esfuerzos de esta actriz. Esta nominación es algo inmerecida, ya que Angelina Jolie por "A Mighty Heart" y sobre todo Keri Russell por "Waitress" la merecían más.


domingo, 4 de mayo de 2008

Fútbol y Homofobia

Un beso en los labios entre dos jugadores en el ultimo “clásico” entre la U y la Alianza ha causado mucha polémica y muchos comentarios homofóbicos.
No me sorprenden estos comentarios porque ya había escuchado comentarios homofóbicos similares. Lo que sí, conviene problematizar de manera diferente este "debate".
Es bueno empezar por la sospecha de que el futbol y tirar tienen cosas en común, de hecho son actividades eminentemente físicas, donde el cuerpo es protagonista, y sensaciones diversas como el placer, el dolor, o la tensión son comunes.
Antes de hablar de homosexualidad sería importante hablar de homoerotismo, como la capacidad de erotizar entre personas (construídas o leídas como) del mismo sexo/género. En Occidente hay una represión sistemática por cualquier tipo de manifestación homoerótica en espacios públicos, No obstante, obviamente hay explosiones de homoerotismo normalmente avaladas en contextos lúdicos como borracheras. El fútbol es un espacio de representación (socialmente) masculino y resulta importante porque el deseo y el erotismo lo definen. Siendo el fútbol un deporte tan físico, pasional, pulsional, violento, placentero/doloroso, a mi no me sorprende que las celebraciones (casi post orgasmos) den pie a besos, abrazos profundos, etc. Los ineptos directivos técnicos como los comentaristas de fútbol (igualmente ineptos ) deberían ser más consecuentes y menos ciegos porque finalmente no creo que no vean que en la cancha de fútbol normalmente tienes a hombres jóvenes, atléticos, muchos atractivos, rozándose y frotándose los cuerpos, persiguiéndose unos a otros, convirtiendo las piernas de los otros jugadores en focos de atención y deseo del público. ¿Eso no les suena ya de por sí suficientemente homoerótico? Tal vez sí, y el problema radique en que un beso lo que hace es simplemente explicitar estos contenidos no heterosexuales en el espacio público.
La orientación sexual de los jugadores en cuestión no es el tema central. Lo que importa es lo que hacen en la cancha, y lo que hicieron allí era una "mariconada". ¿Dónde está el peligro? El peligro radica en como un comentarista deportivo dijo que los niños vean besándose a dos hombres bien machos y piense que es normal. Este argumento es brillante, pero su brillantez necesita ser sacada a la luz. El gran problema es que los que se besan no son dos seres fijados en la categoría maricón, no se está besando una travesti o un peluquero, sino dos ideales de hombría y masculinidad. Y asi como en Brokeback Mountain que lo que le dolió a los gringos no fue ver a maricones en el cine, ya los habían antes y en muchos tamaños y colores, sino ver a su hombre ideal "el cowboy" como un maricón.
La protesta entonces es "no se besen sin que antes hayan sido fijados por mi como un maricón", "no evidencies que puedo desearte", "no evidencias que mi niño puede desearte". Si hay algo que celebrar es que con suerte muchos niños acaban de descubrir en el fútbol que esas piernas musculosas y velludas tb pueden y de hecho son objetos de deseo.

Aqui dejo una galeria que explicita el homoerotismo constitutivo del fútbol. En verdad es una excusa para poner fotos de la unica razon por la que vi el último mundial de fútbol, Cristiano Ronaldo.