viernes, 14 de marzo de 2008

There will be blood: Cuando el capitalismo hace sangrar

Año:2007
Director: Paul Thomas Anderson
País: Estados Unidos
Película a la que tenía muchas ganas. protagonizada por el brillante Daniel Day lewis (Mi bella lavandería, La Edad de la Inocencia, Gangs of New York) y dirigida por Paul Thomas Anderson (director de la genial "Boogie Nights").
Esta es una película profundamente sombría sobre la expansión del Capitalismo en Estados Unidos. El protagonista es Daniel Plainview, un hombre corrompido por su sed de acumulación que no tiene límites. La extrema riqueza es su inalcanzable meta, y es inalcanzable porque siempre hay otros que tienen más. Estos otros son objeto de su más profundo desprecio.
Aun cuando este hombre parece un monstruo, ama y siente culpa. Allí es central la figura de su hijo, porque él es la promesa de su redención, a la que finalmente termina eliminando como posiblidad.
Un joven (Paul Dano) que es pensado por su comunidad como un profeta se convierte en su némesis. Y con él es que el drama llega a niveles inaguantables por su extrema vehemencia. El es desde el inicio presentado como opuesto al capitalista. Su interes es por su comunidad, y su interes material tiene como fin crear una Iglesia que capte a más miembros.
La película muestra estos dos personajes que se contraponen, pero produce desplazamientos y ambivalencias. Este muchacho es el objeto del desprecio de Daniel. El no soporta su hipocrecía, él no soporta que se crea mejor que él, no soporta que le tenga lástima. Por ello lo desprecia, le quiere mostrar que son iguales, y que incluso ese joven es peor porque no reconoce lo asqueroso que es.
La escena final es demasiado fuerte, casi no la pude ver porque los dialogos son demasiado potentes. Un gran desplazamiento entre ellos que comprueba que el cura es un corrupto, y que nada le podrá quitar esa culpa.
Ambos víctimas del Capitalismo. A ambos le quita la esperanza: al primero de unn falsa redención, y al segundo de su pureza. El Capitalismo los homologa, los instrumentaliza, los corrompe y los corroe.


3 comentarios:

Ivan Esteban dijo...

aunque es válido mencionar a la mentalidad capitalista como motivador subyacente de muchos de los impulsos de los personajes, yo creo que los lead motives de las emociones y el accionar del petrolero y el "profeta" son muchos más amplios y hasta creo que más universales. Con esto ultimo, quiero decir que es muy reconocible en todos los seres humanos, en mayor y menor medida, como es que la ciega pasion por un sueño o un ideal, siempre es usado como excusa para evadir el dolor, encubrir nuestras debilidades y, al final, termina parcializandonos, embarrandonos en nuestros miedos, e incluso matar partes de nosotros mismos y desconocer el origen de nuestro sufrimiento y engaño. Es decir, al final ni el magnate ni el predicador logran ser felices luchando por su ideal, que no logro alejarlos de sus miedos, ni tampoco son capaces de reconocer tal realidad y reconciliarse con ellos mismos.
Este tipo de sensaciones fue la que me despertó la pelicula, por lo cual la considera un fil de verdad, y es esta la lectura del film que mas me gusta realzar (no valoraria tanto si se tratara de un mero retrato de la epoca). Es una pelicula que da vueltas sobre varios temas, unos mas obvios y evidentes, otros mas complejos y escondidos. Estos elementos no los vi (o no los hice mios) en No country for old men, por lo que personalmente no valoro tanto a la ganadora del oscar como a There will be blood. Ivan P

Giancarlo Cornejo Salinas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Giancarlo Cornejo Salinas dijo...

Ivan, concuerdo contigo en que muchos de los móviles del petrolero aluden a una complejidad de sensaciones humanas, y que finalmente el dolor es una constante en su vida que es transfigurado en otros sentimientos.
Creo que el petrolero y el pastor no es solo que no terminan felices, sino que tienen vidas miserables. E insisto en la escena en que cambian posiciones y el pastor se ve a si mismo con el mismo asco que él veía al capitalista.
El capitalismo como sistema me parece que es central para entender esta película, y no es un anexo porque finalmente el personaje dota del sentido al sistema y viceversa.
En el intento de reificar la norma y hacerla universal el petrolero se enfrenta a enormes obstáculos. Siendo el pastor la corporización de ellos. Su fe es limpia, su interes es colectivo y su prestigio incuestionable. Finalmente el pastor también se convierte en un instrumento,y su fe un medio para la acumulación.
Personalmente creo que "No Country for old men" me gustómás o me perturbó menos precisamente por los motivos que tú señalas. Esta película "Petróleo Sangrineto" es más humana y por ello es enormemente perturbadora. Mientras que en "No Country..." es un monstruo el asesino, una bestia inhumana.