domingo, 30 de marzo de 2008

En el Valle de Elah: La Asquerosa Guerra y sus Monstruos

Año: 2007
Director: Paul Haggis
País: Estados Unidos

"In The Valley of Elah" es una brillante película que explora los dramas que son una consecuencia de la inmoral guerra en Irak. Esta película está más cerca del brillante guión que Haggis hizo en "Million Dollar Baby" que de la autoindulgente y manipuladora "Crash", película que probablemente sea memorable por haberle ganado a Brokeback Mountain el Oscar a mejor película, quitándole toda ya decaída credibilidad a este premio.
"En el valle de Elah" en cambio es un esfuerzo honesto, que explora un grave problema contemporáneo.
Hank (Tomy Lee Jones) es un ex soldado que está buscando a su hijo, también militar, que acaba de retornar de Irak y ha desaparecido por varios días. El caso no tarda en complicarse, y un cuerpo quemado y descuartizado resulta ser los restos de este joven. Una policía (Charlize Theron) se encargará no sin muchos obstáculos de realizar esta investigación.
Este crimen sirve para explorar las monstruosidades de una guerra. La brillantez del filme radica en su crítica cultural y política, ya que ideológicamente la guerra en Irak es justificada por la asquerosa adminsitración Bush con la captura y exterminio de sus nuevos monstruos (Al Qaeda, y muchos grupos 'nacionalistas' en Irak), pero al hacer esto a sus generaciones jovenes las bestializa. Hombres jovenes de clase obrera que son obligados a convertirse en asesinos a sangre fría para mantener los interes económicos de una elite política. Es una crítica a toda una sociedad que permite que sus jovenes (en algunos casos casi niños o adolescentes) se conviertan en bestias, y entreguen sus vidas y las de otros de la manera más irracional.
Otro punto fuerte de la película es la presencia siempre grata de Susan Sarandon en un papel pequeño, pero muy intenso como la madre del soldado brutalmente asesinado.
No me sorprende que esta película haya sido un fracaso comercial y con los premios de cine en Estados Unidos, porque parece que en ese país mucha gente no quiere mirarse más que el ombligo, y es incapaz de reconocer su reflejo. Por lo menos Tomy lee Jones recibió una más que merecida nominación al Oscar como mejor actor por su desgarradora interpretación del patriota al que su patria le quita lo más importante de su vida.


No hay comentarios: