viernes, 7 de marzo de 2008

El mundo según Garp es agridulce

Año: 1982
Director: George Roy Hill
País: Estados Unidos


Agridulce es la sensación que me deja la película “The World acordding to Garp” porque la primera parte que relata la vida del poco convencional Garp (Robbie Williams) desde su nacimiento es adorable. Tiene personajes geniales como Jennie, la amorosa y estricta madre (Glenn Close), menos convencional que su propio hijo quién violó a un hombre para concebirlo. Toda esta parte en que Garp es un niño y que la Close tiene el protagonismo es genial. La adolescencia de Garp y sus esfuerzos por ser escritor para conquistar a una chica también son muy entretenidos. Los problemas empiezan cuando Garp se casa, literalmente, no es ninguna broma. La película que es una mezcla de drama con comedia o una mirada cínica sobre la sociedad americana se hace demasiado inverosímil y disparatada como para siquiera importar.
Así, la madre de Garp se convierte después de una simpática conversación con una prostituta en la autora de un best seller, que genera una suerte de movimiento feminista mesiánico en torno a su persona. Seguidoras que tienen en común su odio visceral hacia los hombres. Garp se va a convertir en ciertos momentos claves en la materialización corporal de ese odio.
Lo peor de la película viene por su incongruencia. Presentada como una burla de los estereotipos hegemónicos de la sociedad estadounidense, y presentando una serie de diversos personajes nada convencionales lo que finalmente hace es simplemente invertir ciertas posiciones: padre que se encarga de las labores domésticas, transexual que es mejor ‘madre’ que todas las mujeres, mujer exitosa que tiene un amorío extramatrimonial, asesinas feministas, etc. La simple inversión no es mala en sí misma, pero simplifica mucho la narrativa y a sus personajes. Además, revela la enorme incongruencia de la peli, ya que por un lado se presentan personajes opuestos a los estereotipos, pero por otro se genera toda una narrativa moralista en torno a la monogamia y a la familia heterosexual. Probablemente nunca he visto una película en que la transgresión de la monogamia tenga un final tan dramático para los personajes. Tan dramático que llega a ser risible.
Los méritos de la película están en sus personajes secundarios: La genial Glenn Close como Jennie, de lejos la mejor actuación. También destaca, Roberta (John Lithgow), la mujer transexual que fue estrella de fútbol americano y es la mejor amiga de la familia de Garp. Aun cuando Roberta pueda parecer ahora una versión domesticada de la transexualidad, no deja de ser interesante su presencia. Ambos actores recibieron nominaciones al oscar como mejores actores de reparto. Ese año (1983) los Oscar como ningún otro año que recuerde nominaron a 4 actores por interpretar personajes transgénero. A Roberta, la dulce transexual de 1.95 se le sumó Dustin Huffman en “Tootsie” como un actor que consigue el éxito al hacerse pasar por Dorothy y crear a una diva de la TV. También fueron nominados Julie Andrews por “Victor/Victoria, una actriz que alcanza el éxito laboral y amoroso al hacerse pasar por una drag queen, y Robert Preston también por “Victor/Victoria” quien interpreta a Toddy el showman gay que también es una drag queen. Cuatro actuaciones de las 20 que anualmente reconoce la Academia no parece nada mal.


1 comentario:

Cesar OG dijo...

No he visto la pela, pero acabo de ponerla en mi lista de pendientes. Jep.

Anyway, Gian, no es RobiN (o sea, cn "N" al final) Williams???... porque creo que en 1982 Robbie Williams tenia 8 años y aun no soñaba con cantar cual stripper Rock DJ! ja ja ja... :P