sábado, 8 de marzo de 2008

5 Pelis para hacer interesante el “Día de la Mujer”

1 de Marzo es el Día internacional de la mujer. Y tengo un problema con la categoría “mujer”. Su afán universalista, que supone una identidad rígida, y cierta materialidad corporal me incomodan mucho.
El Cine es muchas veces mejor para desestabilizar el sentido común que ensayos largos y para mucha gente tediosos de leer. Por ello recomiendo 5 películas que complejizan lo que entendemos por “mujer”, y a la vez muestran otras articulaciones no cubiertas por dicha categoría.

Todo sobre mi madre (1999/España): La mejor película de Almodóvar protagonizada por geniales personajes femeninos. Manuela (Cecilia Roth) acaba de sufrir una enorme pérdida su hermosos hijo acaba de morir en el intento de pedir un autógrafo a Huma Rojo (Marisa Paredes). Manuel se ve obligada a lidiar con su pasado, un pasado que había enterrado al nacer Esteban (su hijo). Se encontrará con la Agrado (Antonia San Juan), probablemente el personaje más adorable que alguna vez nos haya regalado el director español, una sabia travesti y fiel compañera. La hermana Rosa (Penélope Cruz) puro corazón y nobleza está embarazada y se infectó de VIH. Todos estos personajes tienen en común a un hombre, Esteban, que ya no lo es. La película gira en torno al dolor, a la amistad, y a la esperanza. Drama imprescindible, y el monólogo de la Agrado es un genial manifiesto de celebración de lo que cuesta ser mujer.



The Hours (2002/Estados Unidos y Reino Unido): Película dirigida por Stephen Daldry (Billy Elliott) que congela como ninguna otra que haya visto la complejidad del ser mujer. Tres historias de tres mujeres que no encajan bajo las constricciones sociales de sus tiempos. Virgina Wolf (Nicole Kidman) asediada por la vida misma, asqueada de la cotidianeidad y desbordada por su genio es la escritora. Laura Brown (Julianne Moore) es la lectora, el ideal de mujer norteamericana (ama de casa y madre) que se enfrenta al dolor de perder a su mejor amiga por la que siente mucho más que lo que se permite decir, y que se sentirá asediada por su propia familia. Clarissa Vaughan es la intérprete, una mujer del Nueva York contemporáneo que vive con su novia e hija, y también se siente vacía. Todas estas historias tienen como protagonistas a mujeres desbordadas por los mandatos sociales de sus épocas de los que la heterosexualidad obligatoria es central para posicionarlas. Esta es una película que mejora con cada visión, es una de mis favoritas de todos los tiempos.



The Children’s Hour (1961/Estados Unidos): Karen (Aundrey Hepburn) y Martha (Shirley Mclaine) son dos jóvenes y dedicadas profesoras que dirigen un pequeño colegio para niñas con relativo éxito. Una niña y una mentira sin embargo cambian todo. Esta niña le dice a su abuela que sus profesoras se quieren demasiado, y que una tiene celos del novio de la otra. La abuela se horroriza e inicia la cacería de brujas. Todas las niñas abandonan el colegio porque sus padres no soportan que dos monstruosas criaturas las eduquen. La película es un drama intenso porque muestra el dolor que genera ocupar una posición social excrementicia, pero llega a niveles de genialidad cuando Martha descubre que la mentira tenía algo de verdad, y que siempre amó a Karen. Drama obligatorio no solo por la intensidad de su historia, sino también por las dos notables actuaciones que hacen que esta película sea simplemente perfecta.



Boys don’t cry (1999/Estados Unidos): La historia de Brandon Teena, un joven transgénero victima de un crimen de odio es llevada a la pantalla grande con maestría. Probablemente sea políticamente incorrecto recomendar esta película para explorar el ser mujer dado que se trataba de un transgénero, pero siempre me he preguntado que veía Teena en Brandon. Ser mujer puede ser un punto de partida para otras articulaciones identitarias como corporales. La ambigüedad del deseo femenino también se explora en esta película con el personaje de Lana (Cloe Sevigni), la amante de Brandon, que es desbordada por su deseo hacia el personaje principal. Geniales actuaciones en la que es probablemente la segunda mejor película sobre la transgeneridad (después de "Mi vida en Rosa")



Thelma and Louise (1991/Estados Unidos): La mejor película de Ridley Scott es este road movie feminista. Thelma y Louise entrañables amigas emprenden un viaje en el que ambas se ven atrapadas por un sistema misógino, perseguidas y acosadas se convierten en una gran amenaza al sistema. Genial historia sobre la violencia contra las mujeres, pero también sobre el contrapoder y la capacidad de perturbar el sueño del amo. Dos de mis actuaciones favoritas: Susan Sarandon y Geena Davis espléndidas, y el torso de Brad Pitt nunca cae mal.


No hay comentarios: